Había 30 millones de tarjetas averiadas

Las tarjetas bancarias defectuosas funcionan de nuevo en Alemania

Las tarjetas bancarias defectuosas funcionan de nuevo en Alemania después de que un nuevo programa informático para las terminales de pago en las cajas registradoras solucionara el problema.

No obstante, en otros países europeos las tarjetas bancarias de débito y de crédito alemanas todavía son rechazadas.

Unos 30 millones de tarjetas bancarias, alrededor de la tercera parte de las tarjetas de crédito y débito emitidas en Alemania, no fueron aceptadas en cajeros automáticos y terminales de pago de comercios a partir del pasado 1 de enero debido a un error informático en el chip que llevan incorporado que impidió que leyera el año 2010.

Las entidades de crédito alemanas quisieron evitar un cambio masivo de tarjetas de débito y crédito por sus elevados costes (unos 300 millones de euros) y primero han tratado de solucionar el problema con un software que ha hecho que los aparatos hagan uso de otra área del chip que funciona correctamente o de la banda magnética y no de la parte que tiene el problema de programación.

No obstante, el error se mantiene en las tarjetas de débito y crédito con un chip defectuoso. Los bancos y cajas de ahorro emisoras deben decidir ahora si cambian las tarjetas o intentan reprogramar los chips.

El responsable de Servicios de Pagos del Bundesbank, Georg Fabritius, criticó en declaraciones que el diario Handelsblatt publicó el jueves que el sector de crédito "debe mejorar su política de información".

Añadió que "hay que servirse de medidas que aseguren que no pueda surgir un problema de esta dimensión en el futuro".

Finalmente, las restricciones en comercios minoristas han sido menores de lo que se temía, al mismo tiempo que grandes cadenas de almacenes o tiendas como Rewe, Penny, Mediamarkt o Galeria Kaufhof no han tenido dificultades ya que usan software compatibles con todas las versiones de chips de las tarjetas.