Las rompieron antes de las Navidades

Las cajas Penedès y Laietana retomarán las conversaciones de fusión tras las fiestas

Caixa Penedès y Caixa Laietana retomarán sus conversaciones para fusionarse después de las fiestas navideñas, según han confirmado a Efe fuentes financieras conocedoras de los contactos que mantienen ambas entidades de ahorro.

Portavoces de las dos cajas implicadas han declinado hacer declaraciones al respecto, pero las mismas fuentes han señalado que los contactos se han seguido manteniendo de manera informal incluso después de que se rompiesen las negociaciones una semana antes de las navidades.

El pasado 18 de diciembre las cajas de Penedès y Laietana paralizaron su proceso de fusión y suspendieron las mesas de trabajo que estaban negociando el proceso, si bien dejaron la puerta abierta a que el mismo pudiera retomarse más adelante.

Ante esta situación, el secretario general de Política Financiera de la Generalitat, Jordi Pericàs, mantuvo una reunión justo antes de Navidad con el director general de Caixa Laietana, Josep Ibern, y su homólogo en Caixa Penedès, Ricard Pagès, para analizar los problemas que habían surgido y cómo reorientar el proceso.

Tras este encuentro, ambas entidades de ahorro han optado por dar una segunda oportunidad a la operación, que iba a crear la novena caja de España por activos, con un volumen total de más de 32.000 millones.

El 2010 precisamente empezó con una entrevista a Efe en la que ministra de Economía, Elena Salgado lanzó un aviso a navegantes advirtiendo que este año que empieza va a ser "difícil" para algunas cajas "si no se toman medidas", porque el negocio inmobiliario no va a crecer, los márgenes se van a estrechar, dado que los tipos de interés son mucho más bajos, y los costes no han disminuido.

Por ello Salgado señaló como "razonable" que el Banco de España esté atento a las negociaciones y lance avisos cuando los procesos de fusión en marcha se retrasen añadiendo que "si las negociaciones se prolongan de manera indefinida es razonable que se ponga un plazo".

La ruptura de las conversaciones fue una decisión de Caixa Penedès, que entendía que desde Caixa Laietana se estaba dificultando el proceso por intentar aspirar a un protagonismo mucho mayor del que le correspondía por el volumen de activos que representaba.

Caixa Penedès aporta más de 25.000 millones a la fusión y aspira a que su director general, Ricard Pagès, sea el hombre fuerte, algo que no está en discusión, pero Laietana querría que el papel de Josep Ibern no quedase desdibujado en el conjunto de la cúpula de la entidad fusionada.

Las conversaciones pueden retomarse sin problemas ya que ambos consejos de administración las habían autorizado el pasado 25 de noviembre.

Cuando las conversaciones vuelvan a ser oficiales, Cataluña tendrá tres procesos de fusión abiertos, con lo que se convertirá en la comunidad autónoma en la que más cajas se han sumado a la reestructuración bancaria que tanto demanda el Banco de España.

La unión de Caixa Penedès y Caixa Laietana tendría como resultado la caja más pequeña de Cataluña también por volumen de activos, después de La Caixa (268.496,4 millones) y la fusión resultante entre Caixa Catalunya, Manresa y Tarragona (82.467,9 millones), y la de Caixa Girona, Manlleu, Sabadell y Terrassa (35.296,8 millones).

La entidad fruto de la unión de Laietana y Penedès contaría con una plantilla de cerca de 4.000 trabajadores y una red de más de 900 oficinas, pero los planes de la entidad resultante pasan por reducir su plantilla en unas 600 personas y pedir cerca de 500 millones al Fondo de Reestructuración y Ordenación Bancaria (FROB).