Acusan a la entidad de fraude y lavado de dinero

Inversores en EE UU demandan a Credit Suisse por 24.000 millones de dólares

Propietarios de varios centros de esquí en EE UU han presentado una demanda colectiva contra el banco Credit Suisse, al que reclaman 24.000 millones de dólares en compensaciones por pérdidas relacionadas con préstamos que recibieron de esa entidad.

La demanda, presentada ante un tribunal federal en el estado de Idaho, se refiere a inversiones en terrenos y residencias que realizaron más de tres mil individuos en cuatro centros invernales de ocio ubicados en los estados de Nevada, Idaho, Bahamas y Montana.

Los presuntos afectados acusan a la entidad de fraude y lavado de dinero, entre otros delitos que no sólo les causaron "daños catastróficos", sino también a los estados en que se desarrollaban tales proyectos inmobiliarios, según la demanda conocida hoy, aunque tiene fecha del 3 de enero.

Los demandantes alegan que, desde 2004 y coincidiendo con un ambiente alcista en el mercado inmobiliario, Credit Suisse creó un plan "ilegal" de préstamos dirigido a proyectos inmobiliarios de alto nivel y que se basaba en tasaciones infladas del valor de las propiedades, en colaboración con la entidad inmobiliaria Cushman & Wakefield.

La intención de esas dos entidades era cargar a los centros vacacionales mencionados y a los inversores con "una enorme deuda", que les permitía recaudar elevadas comisiones y tener expectativas de quedarse con las propiedades, por impago de préstamos, a un precio muy inferior al de mercado, según el texto presentado ante el tribunal.

Los centros perjudicados por las prácticas supuestamente "depredadoras" de Credit Suisse en esos préstamos son Lake Las Vegas, Tamarack, Ginn sur Mer y Yellowstone Club.