Botín rechaza que los bancos grandes sean un peligro para el sistema, ya que pueden estabilizarlo

El presidente de Santander, Emilio Botín, rechaza tajantemente que los bancos grandes puedan suponer un peligro para el conjunto del sistema financiero, y alega que, al contrario, pueden servir como "factor estabilizador" del mismo.

"Todo lo contrario; si la crisis nos ha enseñado algo es que un banco grande, bien gestionado, puede servir como factor estabilizador del sistema", argumentó Botín, para quien la calidad de la gestión y la supervisión del sistema "son dos factores mucho más importantes para determinar el riesgo sistémico que el tamaño de las entidades".

El presidente del primer banco español respondía de esta forma a una de las preguntas formuladas por la revista 'Banca15' con ocasión de su quince aniversario, en una entrevista.

Sobre cómo tendría que ser el nuevo marco regulatorio, Botín dijo que el principio de 'más riesgo, más capital' debe ser una premisa básica en el debate sobre los niveles de capital adecuados para las entidades financieras.

SANTANDER 4,58 2,33%

Además, consideró primordial que los ratios de capital se calculen de forma homogénea y con mucha atención a la calidad de capital, para asegurar que los mercados "entiendan muy bien" la posición de cada banco "y puedan diferenciar claramente a los buenos de los malos".

A su juicio, la crisis se ha debido a que la comunidad financiera ha cometido errores, sobre todo de gestión y supervisión de riesgos, por lo que hay que aprovechar las enseñanzas de la crisis y evitar en el futuro cometer los mismos errores y conseguir un sistema financiero sólido y eficiente.

A este respecto, Botín afirmó que el modelo de negocio del Santander ha sido fundamental para que el banco haya conseguido resistir la crisis mejor que otras entidades.

"Santander es un banco de clientes, diversificado geográficamente en mercados claves. Además, a la prudencia en la gestión de riesgos y fortaleza de capital, se une ser uno de los bancos más eficientes y solventes del mundo", sostuvo.

Botín afirmó en esta linea que para asegurar la consolidación de un sistema financiero sólido y solvente "es fundamental una supervisión rigurosa, estricta y muy próxima a las entidades".

En este sentido, indicó que éste ha sido un factor diferenciador clave en la crisis actual, como se ha visto en países que cuentan con este modelo de supervisión, como es el caso de España y Brasil.

"En la sede de Banco Santander tenemos más de 60 inspectores del Banco de España trabajando codo con codo con nuestros profesionales, examinando nuestra contabilidad y nuestras operaciones", indicó.