Optimismo para el nuevo año

La expectativa de gasto en TI aumenta en 2010, según Accenture

Más optimismo para 2010 en cuanto a expectativas de gasto en tecnologías de la información (TI). Un informe elaborado por Accenture y el Economist Intelligence Unit desvela que un 72% de los directivos consultados (557, en total) asegura que su empresa concede hoy mayor valor a los departamentos de TI que antes de la crisis. Como consecuencia de ello, los pronósticos de gasto en tecnología aumentan para el próximo año tanto de forma selectiva (47%) como en general (10%).

Según el estudio, los niveles de confianza más altos se encuentran en Reino Unido e Irlanda, donde un 63% mantiene unas expectativas de aumento de la inversión, con casi el mismo impulso mostrado en EE UU, España e Italia. Eso sí, aunque las empresas manifiestan su necesidad de invertir en tecnología, también indican que "vigilarán muy de cerca" las rentabilidades generadas. Y es que el 61% de los directivos consultados reconoce estar sometido a una "fuerte presión" para desarrollar proyectos que incorporen más flexibilidad de la que se requería antes.

"Los resultados indican que las empresas admiten la necesidad de invertir en tecnología para defenderse y acelerar su posición competitiva, incluso en momentos difíciles, algo que no siempre ha ocurrido en el pasado", dice Keith Haviland, socio de consultoría de integración de sistemas de Accenture. "La agitación vivida los últimos 18 meses ha subrayado la necesidad de aumentar la flexibilidad y escalabilidad para continuar en primera posición".

El informe destaca que los ahorros de costes y las iniciativas de control continúan siendo factores clave cuando se trata de tomar decisiones de inversión en TI. Más de las tres cuartas partes de los ejecutivos de las empresas ya usan indicadores financieros, de productividad o de progreso para medir el rendimiento y los beneficios obtenidos con sus inversiones en tecnología.

Prioridades

Las prioridades para los directores de TI son la virtualización y consolidación de servidores, proyectos de e-business y arquitectura orientada a servicios. Los indicadores de rendimiento de tecnología y la mayor claridad de definición de riesgos también son factores clave.