Eurócratas en pie de guerra

Eurócratas en pie de guerra


"Llevo casi 20 años como funcionaria europea y nunca había visto tanta unidad entre todos los compañeros", me comenta una funcionaria del Parlamento Europeo.

El motivo de esa movilización entre los miles de funcionarios comunitarios es la negativa de varios países de la UE a aceptar la revisión salarial prevista en los convenios de las instituciones europeas. Ante el bloqueo de la situación, los 27 países de la UE aprobaron el pasado día 18 una decisión tan salomónica como probablemente injusta. El acuerdo concede a los funcionarios una subida de 1,85%, la mitad de lo que les correspondería según el método de cálculo aplicado hasta ahora.

La Comision Europea ya ha indicado a sus funcionarios que estudiará la posibilidad de recurrir esa decisión ante el Tribunal de Justicia europeo. Pero las organizaciones sindicales no descartan retomar las movilizaciones en enero, después de los paros realizados durante el mes de diciembre en la sede del Consejo Europeo, con un segumiento del 90% según los convocantes.

La protesta amenaza con bloquear el próximo mes de enero las sesiones de investidura de los nuevos comisarios en el Parlamento Europeo, lo que supondría la enésima complicación para la presidencia española venidera.

Los funcionarios no parecen dispuestos a dejarse arrebatar un derecho adquirido y creen que la crisis sólo es una excusa para sentar un precedente de cara a futuras negociaciones, y en particular, para la próxima revisión de su estatuto.

"El mecanismo de revisión nos dio el año pasado una cifra muy por debajo de la inflación y lo aceptamos", señalan las organizaciones sindicales de los funcionarios en un comunicado conjunto. "El año que viene, la cifra también será baja y la aceptaremos. Así que, si el método nos da este año el 3,7% el Consejo de la UE debe aceptarlo".

Algunos sindicalistas atribuyen la resistencia a reconocerles la subida a un ataque premeditado contra la función pública europea, en un momento en que algunos Gobiernos quieren debilitar a los eurócratas con vistas a la futura revisión de su estatuto. Otros creen que el objetivo es dividirles, para ofrecer a los nuevos funcionrios unas condiciones mucho menos atractivas que las de los veteranos.

Foto: Asamblea de funcionarios en el atrio del edificio Justus Lipsius (B. dM., 21-12-09).

Normas
Entra en El País para participar