Pide renegociar la deuda de varias filiales

Polaris comunica al juzgado que negocia con sus acreedores para evitar el concurso

El grupo empresarial Polaris World ha comunicado al Juzgado de lo Mercantil número 2 de Murcia que está en negociaciones con sus acreedores para resolver la deuda que tiene con ellos y evitar así, hasta dentro de tres meses, solicitar al tribunal el concurso de acreedores, antigua suspensión de pagos.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la región de Murcia han informado hoy de que Polaris World se ha acogido a una disposición de la ley concursal que permite a las sociedades mercantiles la posibilidad de resolver de forma amistosa sus situaciones de endeudamiento sin tener que acudir a la vía judicial.

La norma señala que si las negociaciones no culminan bien, el grupo Polaris deberá pedir al juez de lo Mercantil que la declare en situación de concurso voluntario de acreedores.

En este caso, el juez tendría que proceder al nombramiento de un administrador concursal al que los acreedores, en el plazo de 15 días, deben comunicar las deudas que la empresa mantiene con ellos.

Uno de los artículos de la ley concursal de marzo de 2009 establece que "el deber de solicitar la declaración de concurso no será exigible al deudor que, en estado de insolvencia actual, haya iniciado negociaciones para obtener adhesiones a una propuesta anticipada de convenio" y "lo ponga en conocimiento del juzgado competente para su declaración de concurso".

"Transcurridos tres meses de la comunicación al juzgado -añade la ley-, el deudor, haya o no alcanzado las adhesiones necesarias para la admisión a trámite de la propuesta anticipada de convenio, deberá solicitar la declaración de concurso dentro del mes siguiente".

El pasado junio, Polaris World estuvo negociando reducir a cero su deuda con sus principales acreedores, Bancaja, CAM, Banco Popular, Banco de Valencia y Cajamurcia, que ascendía, según publicaron algunos medios en su momento, a 900 millones de euros, que se destinaron a financiar la construcción de varios de sus complejos turísticos en la Región de Murcia.

Esa negociación pasaba porque la empresa murciana cediese parte de sus activos a los bancos acreedores, que podrían pasar a ser propietarios de la mayoría de los seis complejos residenciales de Polaris, aunque la empresa conservaría la capacidad para comercializar los apartamentos y gestionar los hoteles.

Polaris cerró el ejercicio 2006 con un volumen de ventas de 468 millones de euros, y, aunque en 2007 lo aumentó un 13%, hasta alcanzar los 530, esta cifra se alejó bastante de la que la compañía se marcó a finales de 2006, cuando preveía unas ventas de 800.

En 2007, uno de los dos socios fundadores y poseedor del 50 por ciento de las acciones del grupo, Facundo Armero, vendió por cerca 300 millones de euros su participación a Crédit Suisse DLJ Partners, al Banco de Valencia y a la empresa de los hermanos españoles Muñoz Beraza, EMTWO Investments.

El otro fundador, Pedro García Meroño, conserva actualmente la otra mitad del accionariado total de Polaris, valorado tras la operación de Armero en cerca de 600 millones de euros.

Polaris World fue creada en 2001 por García Meroño y Armero, dos promotores inmobiliarios de Torre Pachecho (Murcia), que apostaron por un modelo de turismo residencial con grandes complejos que ofrecían servicios completos a sus habitantes y que se comercializaban entre compradores de fuera de España, en un 65 por ciento procedentes del Reino Unido.

El grupo construyó "resorts" con campos de golf y una gama de servicios para los residentes que iban desde la decoración hasta la jardinería, pasando por telecomunicaciones, restauración, cuidado personal y seguridad.

A mediados de 2009, la compañía estaba invirtiendo una cifra próxima a los 350 millones en infraestructuras turísticas, que incluyen campos de golf, restaurantes y dos hoteles.