Para el 23 y 30 de diciembre y 4 y 7 de enero

Los 'controladores' ferroviarios convocan paros parciales para Navidad

El colectivo de controladores de las circulaciones ferroviarias está convocado a secundar paros parciales en la jornada de mañana miércoles 23 de diciembre y los próximos días 30 de diciembre y 4 y 7 de enero, coincidiendo así con los desplazamientos previstos con ocasión de la Navidad, informó hoy el Sindicato de Circulación Ferroviaria (SCF), la organización convocante.

El Ministerio de Fomento, de su lado, ha fijado unos servicios mínimos con los que busca asegurar la "adecuada prestación del servicio ferroviario".

Asimismo, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) garantizó en un comunicado que ha puesto en marcha "todos los medios de que dispone" para procurar la "mínima afectación a las circulaciones y asegurar la adecuada prestación de los servicios a los ciudadanos".

Los paros están previstos para entre las 9.00 y las 21.00 horas de mañana 23 y la jornada del próximo miércoles 30 de diciembre, y para entre las 6.00 y las 9.00 y las 18.00 y las 21.00 horas de los próximos días 4 y 7 de enero.

En su comunicado, Adif atribuyó a "causas fundamentalmente salariales" la convocatoria de los paros y recordó que el sindicato convocante, que cuenta con dos de los trece representantes de su comité de empresa, "reclama nuevos aumentos retributivos al margen del convenio colectivo".

De su lado, en fuentes del sindicato indicaron a Europa Press que con los paros persiguen que Adif se comprometa a negociar en 2010 temas pendientes de tratar del convenio, firmado en 2008 y que se viene prorrogando anualmente, entre los que citó la reclasificación de categorías, los tiempos de descanso, el sistema de turnos y las jornadas laborales.

Para Adif, "con la convocatoria, el sindicato se sitúa al margen de este acuerdo de prórroga de convenio que afecta a los más de 14.000 trabajadores de la empresa, y pretende obtener unas mejoras económicas específicas adicionales para un determinado colectivo, utilizando la huelga como medida de presión y a los ciudadanos como rehenes en unas fechas de alta movilidad y sin alternativa al modo de transporte elegido, lejos de cualquier beneficio común y completamente ajenos a la difícil coyuntura económica".