Trinidad Jiménez. Ministra de Sanidad

"En tres meses podemos llegar a un pacto por la sanidad"

Busca un acuerdo próximo con las comunidades para homogeneizarlos servicios de salud y los tiempos de espera. Además, reconoce que está negociando ajustes presupuestarios con los Gobiernos regionales, así como más agilidad para la dependencia.

La minsitra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez
La minsitra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez

Ocho meses lleva Trinidad Jiménez (Málaga, 1962) al frente del Ministerio de Sanidad y Política Social. Fue nombrada para impulsar asuntos como la dependencia, pero el virus de la gripe A, surgido en abril, ha consumido hasta ahora gran parte de sus esfuerzos. En su agenda ahora se abren otras prioridades.

PREGUNTA. Empecemos por la gripe A. ¿333 millones de euros de crédito para hacer frente al virus, 55.000 millones de pesetas, no es demasiado?

RESPUESTA. No significa que hayamos gastado toda esa cantidad. La previsión que hicimos para la compra de vacunas la hemos rebajado en la actualidad, porque pensamos que íbamos a necesitar dos dosis, que era lo que los laboratorios nos habían adelantado, pero en este momento ya sabemos que es suficiente con una. Por lo tanto, tenemos capacidad para reconducir las dosis sobrantes al canal privado. En todo caso, ahora esmás fácil hacer la evaluación de cuáles son las necesidades, pero cuando tuvimos que tomar estas decisiones para que España recibiera las vacunas y los antivirales a tiempo, había una gran alarma internacional.No merefiero a una alarma ciudadana nimediática, me refiero a la comunidad científica y a las autoridades sanitarias internacionales, porque insistían, como todavía se insiste, en que estamos en presencia de un virus nuevo. Con lo cual, sime preguntara si volvería a tomar las mismas decisiones, aun sabiendo cómo se está comportando el virus en la actualidad, volvería a tomar las mismas decisiones, porque es una cuestión de prevención, de tomar las precauciones suficientes.

P. ¿Para cuándo habrá pacto de sanidad con comunidades y con el PP?

R. Estamos trabajando en ese pacto y ya tenemos adelantados muchos temas. Pero las comunidades quieren incluir los elementos que tienen que ver con la sostenibilidad del sistema. Eso requiere que prolonguemos algo más en el tiempo el debate para ver en qué nuevas medidas podríamos llegar a un acuerdo.

P. ¿Qué plazo se da?

R. En los próximos meses. En un periodo de tresmeses podemos llegar a un acuerdo para el pacto por la sanidad.

P. ¿Y con el PP?

R. Es que el Partido Popular gobierna en unas cuantas comunidades. Considero que en este momento estoy negociando con las comunidades autónomas, que son gobernadas por el Partido Socialista o por el Partido Popular. Estoy llegando a un gran entendimiento con los dos grandes partidos políticos de este país.

P. ¿Qué novedades aportará el pacto?

R. En primer lugar, una mayor cohesión dentro del Sistema Nacional de Salud. Una mayor calidad en la prestación de los servicios. Y una mayor equidad. Eso significa una cartera de servicios lomás homogénea posible.Nos gustaría llegar a un entendimiento básico en lo que es la prestación de los servicios. Y después, en la calidad, en lo que se refiere a los tiempos máximos y mínimos de espera, como también en la implantación de la salud electrónica.

P. Se ha referido a algunos de los temas de los que los ciudadanos se quejan más: la cartera común y los diferentes niveles de atención.

R. Creo que cada vez hay unamayor homogeneidad en la prestación de servicios, de forma que algunas comunidades recibieron la transferencia hace más tiempo y otras ha sido más reciente, y eso también ha hecho que no todas llevaran la misma velocidad. Además hemos ido trabajando en la creación de centros nacionales de referencia paramaximizar los servicios que una comunidad autónoma podía prestar y a los que pueden acudir ciudadanos de otros territorios.

P. Para los ciudadanos es bastante incomprensible, por ejemplo, las dificultades para acceder a los servicios de salud con la tarjeta sanitaria de otra región o para compartir historiales médicos incluso dentro de la misma comunidad.

R. Eso es todo lo que tiene que ver con el desarrollo de la e-health, de la historia clínica digital, de la tarjeta electrónica. Es algo que ha sido una prioridad de este ministerio antes de que yo llegara, desde hace ya dos años y medio. Se ha hecho un esfuerzo inversor extraordinario.

P. Sobre la gestión, ¿qué opina de los modelos sanitarios deMadrid y Valencia, donde cada vez se está dando máscabida a las concesiones privadas?

R. Ensí nomeparecequesea un problema. Empiezan a surgir problemas cuando hay una menor inversión o un menor gasto por habitante.Me preocuparía si hubiera un descenso en la inversión en sanidad. Me preocuparía cuando hubiera unmenor número de personal sanitario contratado o si se perdiera el interés público en la prestación del servicio. Ahí sí que me preocupo.

P. ¿Cree que están surgiendo estos problemas de los que habla en algún territorio?

R. Es todavía demasiado pronto para hacer esa evaluación, porque en los modelos más novedosos que se han incorporado recientemente, como enMadrid, necesitamos algo más de tiempo para hacer una evaluación más seria.

P. ¿Cómo van a enfocar los problemas de deuda sistémica que conlleva para muchas autonomías la atención sanitaria?

R. Tradicionalmente se ha enfocado recurriendo a una aportación extraordinaria de recursos, a través de la Conferencia de Presidentes. Creo que la Ley de Financiación Autonómica que ahora está en trámite parlamentario abordó de manera bastante consistente este problema que existía en la sanidad, en la educación y también en la dependencia. En primer lugar, haciendo caso a un acuerdo del Consejo Interterritorial de septiembre de 2008 para que se tuvieran en cuenta cuestiones como la población, el envejecimiento y la dispersión geográfica a la hora de calcular los recursos necesarios para atender a esa población, con una actualización anual de esas circunstancias. Pero aún voy más allá. En la ley de financiación se abordan cuestiones tan importantes como es una transferencia de tributos, del IVA, del IRPF y de impuestos especiales. Eso significa que, aunque ahora, como consecuencia de la crisis, haya bajado su recaudación, en un futuro tendrán unamayor financiación vía impuestos y por tanto podrán destinar más recursos a la sanidad, como a la educación y a la dependencia.

P. ¿Entonces cree que las medidas tomadas son suficientes?

R. Con las medidas que se han tomado en la Ley de Financiación Autonómica se palía en parte ese problema. Y después estamos trabajando con las comunidades autónomas para hacer ajustes en el concepto global de gasto sanitario. Estoy tratando de hacer ajustes dentro de los 65.000 o 70.000 millones de euros, que es lo que nos cuesta realmente la sanidad y que normalmente se presupuesta entre 60.000 y 65.000 millones. Vamos a tratar de hacer un esfuerzo, teniendo en cuenta los presupuestos que destinamos y lo que finalmente nos gastamos.

P. Estos ajustes, que imagino que será lo que les explique a los Gobiernos autonómicos, de unos cuantos millones extras, ¿será suficiente para convencerlos?

R. No es competencia mía, ni de las comunidades. Esto es competencia de Hacienda y de los presidentes autonómicos. Las comunidades tienen que hacer un esfuerzo, aunque ahora en un periodo de crisis económica no se les puede pedir ese esfuerzo, pero en el futuro tendrán que hacerlo para que lo presupuestado y el gasto real sea más ajustado.

P. Hace un mes la Fundación Caser publicaba un estudio en el que aseguraba que los dependientes suspendían la aplicación de la ley. ¿Por qué se está produciendo esa insatisfacción?

R. La Ley de Dependencia no lleva ni tres años en su aplicación y desarrollo. Es una ley muy compleja en su aplicación y de una gran envergadura. De hecho, la normativa nos indica en sumemoria que completaremos el desarrollo de la misma en el año 2015. No es posible que con apenas tres años hayamos conseguido desarrollarla en toda su extensión. Yo personalmente creo que hemos trabajado mucho y muy bien. El derecho a prestación ya lo tienen reconocido alrededor de 740.000 y lo están recibiendo de manera efectiva cerca de 500.000. Eso supone que todavía hay una parte de dependientes que no tienen satisfecha su demanda.

P. Sus antecesores reconocían problemas de agilidad, pero también es probable que no se haya explicado bien a los ciudadanos el calendario de aplicación según el grado de dependencia. Se ha creado una expectativa enorme que no se puede cumplir hasta 2015

R. Entiendo que se crea una frustración cuando hay una expectativa genérica a recibir una ayuda y todavía están esperando a recibirla, porque hemos empezado evaluando a los grandes dependientes. ¿Que todavía no hemos conseguido llegar a todos? Lo sabemos.Nos encantaría poder decir que ya hemos atendido a todos. Pero es evidente que no.

P. CC OO denunciaba hace poco, con estadísticas de su ministerio, que un 38% permanece hasta un año en lista de espera para recibir la ayuda cuando tienen la prestación reconocida.

R. En estemomento, en los últimos seis meses se ha hecho un esfuerzo extraordinario y se ha permitido incorporar 30.000 personas nuevas cada mes.

P. ¿Habrá alguna ayuda extra para la dependencia en el fondo de inversión local?

R. Este año ya hemos presupuestado para 2010, respecto a 2009, un incremento del 36,5%. Habrá una parte del fondo de inversión local que vaya destinado a política social. Dejamos la puerta abierta a que haya un incremento extraordinario para dependencia.

P. Las autonomías parece que se saltan el espíritu de la ley en algún caso, como en las ayudas a los cuidadores familiares. La norma preveía que se enfocaran a servicios, siempre más caros, como residencias o centros de día. ¿Cómo se va a corregir eso?

R. De nuevo estamos aquí con la implantación de un sistema nuevo. Ocurre que desde el punto de vista cultural, la gran mayoría, incluso los grandes dependientes, prefieren ser cuidados en su casa. Para mí es buena la elección que cada familia y cada dependiente haga. Yo no puedo imponer a un dependiente el tipo de prestación que reciba. Para mí será buena la que ellos elijan.

LEY ANTITABACO: "Tendrá un coste cero para la hostelería"

Jiménez se ha propuesto ampliar la ley antitabaco para que no se pueda fumar en bares y restaurantes, lo que tendría un coste de 17.000 millones de euros para el sector, según la patronal hostelera. La ministra desea un consenso en el Congreso, que llegará previsiblemente antes de junio.

No parece que en Génova, en el PP, sean muy partidarios a esta ley.

¿Ha habido alguien que se haya mostrado en contra? No recuerdo a ningún responsable nacional que se haya mostrado en contra.

Alguna comunidad autónoma, con claridad.

Bueno, pero no los consejeros de Sanidad, que son los que me importan.

¿Alguna presidenta manda más que los consejeros?.

Por eso no quiero adelantar nada. Creo que las cosas se pueden hacer muy bien logrando un amplio consenso, que coincide además con el consenso ciudadano. Todas las encuestas que tengo sobre esta cuestión son muy contundentes. Por encima del 70% de los ciudadanos están a favor de que no se fume en los lugares cerrados.

¿Se enfrenta al poderoso sector de la hostelería.?

No tendrían que tener ningún temor por el hecho de que una reforma de la ley del tabaco pudiera tener coste alguno sobre sus establecimientos. De hecho, la reforma de la ley del tabaco tendría un coste cero para la hostelería. En otros países donde se está aplicando la misma reforma, como es el caso de Italia o Reino Unido, ha tenido un coste cero, porque los ciudadanos no dejan de acudir a un establecimiento por el hecho de que no se permita fumar. Más bien, lo contrario. Hay muchos ciudadanos que nos gustaría ir a establecimientos donde no tuviéramos que respirar el humo de los demás. Insisto, no tiene consecuencias económicas porque no las ha tenido en el resto de países donde se han tomado las medidas.

"Madrid es una etapa pasada"

Al concluir la entrevista, Jiménez se sorprende de que no se le haya preguntado por el copago. Pero es que no hacía falta. Unos días antes había dicho: "Como ministra de Sanidad del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, digo que no al copago". Una sentencia clara para avisar de que no existen problemas de sostenibilidad en el sistema. Pero en esta ocasión también deja otro recado conciso. "Madrid es una etapa pasada", responde a la pregunta sobre los rumores para que vuelva encabezar la candidatura a la alcaldía de la capital. Asegura que sólo Zapatero podría hacerle un planteamiento así, "y yo no le he visto hacerlo".

Precisamente, Jiménez entró en primera línea política de la mano de Zapatero, al que considera que sigue manteniendo "una conexión muy intensa con la realidad". "Entre otros cosas, porque mantiene y ha querido siempre preservar una vida familiar, que es muy intensa y que es muy libre en el sentido del contacto con sus hijas, con sus hermanos, con su padre, con sus amigos de toda la vida". "Es una persona muy pegada a la realidad y muy sensible a lo que el ciudadano piensa y siente", añade.

Sobre las críticas a una supuesta improvisación del Ejecutivo en sus medidas contra la crisis, las rechaza de plano: "Aquí parece que hubiera personas que aceptaran sin más la crítica del PP". "Zapatero ha tomado unas primeras medidas para atenuar la caída en el empleo, con el famoso Plan E, y por otro lado una serie de medidas haciendo una apuesta por el cambio de modelo productivo, que evidentemente no se puede consolidar en unos meses. Necesita consolidarse a lo largo de los años, pero se ponen las bases. Nosotros hacemos política pensando en el futuro".