Doce días de huelga en Navidad

British Airways anuncia acciones legales contra la huelga de los tripulantes de cabina

British Airways (BA) anunció hoy que emprenderá acciones legales contra la decisión del sindicato mayoritario de tripulantes de cabina (CTP), Unite, de convocar doce días de huelga en Navidad, del 22 de diciembre al 2 de enero, para "proteger a los pasajeros" ante la amenaza que supone esta convocatoria, que podría afectar a casi un millón de pasajeros.

Los TCP de la aerolínea votaron ayer a favor de convocar 12 días de paros, coincidiendo con las fiestas de Navidad, como protesta al recorte de plantilla anunciado por la BA, que incluye el despido de 1.000 empleados del colectivo a través de bajas voluntarias y la reducción a la mitad de la jornada para 3.000 trabajadores.

En un comunicado, la aerolínea denunció las "irregularidades" de la votación, a la que fueron convocados 14.000 tripulantes por el sindicato Unite, y que consideró "nula". De ellos, participó el 80%, unos 12.000, y el 92,5% respaldó la huelga.

Por ello, BA envió una carta al sindicato informando de este hecho y pidió al sindicato la suspensión de la huelga. Ante la negativa de desconvocar los paros por parte de Unite, la compañía ha decidido emprender acciones legales para evitar la huelga de la próxima semana.

BA "hará lo posible" por evitarla

El consejero delegado de BA, Willie Walsh, aseguró que la compañía hará "todo lo posible" para proteger a sus clientes ante esta "terrible e injustificada" huelga. "No quiero ver a un millón de pasajeros con las navidades arruinadas", lamentó.

"Estamos abiertos para conversar con Unite en cualquier momento y sin condiciones previas", aseguró, para añadir que mientras tanto estudiarán todas las opciones operativas y legales para evitar que la huelga de la próxima semana se lleve a cabo.

British Airways lleva más de nueve meses manteniendo reuniones con los sindicatos de cabina para alcanzar un acuerdo que satisfaga a los trabajadores, dentro del plan de ajuste que se ha marcado para recuperarse de las pérdidas récord que afronta y volver a la rentabilidad.

La compañía, que ha alcanzado un acuerdo para su fusión con Iberia, acumula unas pérdidas netas de 292 millones de libras (325 millones de euros) en el primer semestre del año, frente a los beneficios de 52 millones de libras (58 millones de euros) que contabilizó en el mismo periodo de 2008.