_
_
_
_
Medidas de ahorro

La Seda traspasa a sus clientes la compra de las materias primas para aligerar costes

La dirección de La Seda ha puesto en marcha fórmulas imaginativas para evitar el colapso financiero del circulante. La compañía que preside José Luis Morlanes ha traspasado a Coca-Cola y Nestlé, dos de sus principales clientes, la responsabilidad de la compra de las materias primas químicas necesarias para elaborar posteriormente las botellas de plástico PET.

De esta forma, La Seda, a través de la filial Artenius Pet Packaging, sólo factura "el coste del servicio" de la producción del envase, según reconoce la propia empresa en el informe correspondiente a los resultados de los primeros nueve meses del año depositado en la CNMV. De hecho, ésta ha sido una de las tres razones por las que la facturación ha caído entre enero y septiembre un 39%, hasta los 685,8 millones de euros. Las otras dos han supuesto por una parte la disminución del volumen de negocio por el cierre temporal de las fábricas de San Roque (Cádiz) y de El Prat de Llobregat (Barcelona), y por otro lado la caída de los precios de venta del PET de 300 euros por tonelada, lo que corresponde aproximadamente a una reducción del 35% de la cifra de negocio.

Además, este último punto, que podría haber afectado positivamente al nivel de rentabilidad, "se ha visto negativamente afectado por el sobrecoste de materias primas durante los últimos trimestres al haber tenido que acudir al mercado spot (compras internacionales) ya que las dificultades financieras por las que atraviesa la compañía hicieron que los contratos de suministro con los principales proveedores quedasen suspendidos temporalmente", argumenta la citada información bursátil. Estos contratos aseguraban descuentos en las materias primas del 15%, que la compañía no ha podido conseguir.

La compañía, que celebra junta extraordinaria este jueves para ampliar capital, funciona en los últimos meses gracias a un préstamo de su accionista Caixa Geral de 25 millones. Sigue pendiente el crédito que la compañía ha solicitado al Instituto Catalán de Finanzas (ICF), dependiente de la Generalitat, por valor de 15 millones.

El reciclado de PET como valor añadido

Uno de los pilares de la estrategia futura de La Seda pasa por aumentar la incorporación de PET reciclado en los envases, proceso que piden los clientes y los usuarios finales. Además del beneficio medioambiental, supone una diferenciación sobre la competencia, especialmente de la que proviene de los mercados emergentes. La Seda es el primer grupo europeo capaz de suministrar y garantizar un envase de PET desde su diseño inicial hasta el producto acabado, quedando agrupadas todas las etapas de fabricación. La empresa desarrolla nuevas aplicaciones industriales en sus centros de I+D.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_