_
_
_
_
Guerra por las retribuciones

Londres grava los 'bonus' de los banqueros y pronostica una recuperación en 2010

El Gobierno británico confirmó hoy la imposición de una tasa a los 'bonus' que perciben los banqueros en la presentación ante el Parlamento del adelanto de los próximos presupuestos, que pronostican una vuelta al crecimiento en 2010.

El ministro de Economía, Alistair Darling, presentó el anticipo de las cuentas del Estado para el año fiscal comprendido entre abril de 2010 y 2011, que había generado una gran expectación al ser el último antes de las elecciones previstas para junio próximo.

El impuesto de nueva creación, que se aplicará únicamente durante 2010, gravará en un 50% las primas concedidas a los directivos de la banca por encima de las 25.000 libras, una cantidad "que pagará el banco y no el empleado", según explicó Darling.

La medida, según el ministro, no tiene un ánimo recaudatorio, ya que la cantidad que se obtendrá será de 500 millones de libras, sino limitar los abusos que se han cometido en este terreno y que han premiado en algunos casos con primas multimillonarias el trabajo de los directivos responsables de la crisis del sistema financiero.

Más información
Informe remitido por el ministro de Finanzas británico al Parlamento sobre la evolución presupuestaria

Durante 50 minutos, el canciller del Exchequer expuso las líneas maestras de la política económica con la que los laboristas quieren sacar al país de la crisis -es el último país del G-20 en recesión- y presentar su candidatura para lograr un nuevo mandato.

Darling declaró que "todavía hay incertidumbre" en torno a la economía británica, pero dijo que la recuperación será una realidad "en el comienzo del año nuevo" y que a partir de ese momento habrá que trabajar para "garantizar un crecimiento a largo plazo".

Aunque aseguró que la economía está "en el camino de la recuperación", el canciller del Exchequer subrayó la necesidad por el momento de mantener las políticas de apoyo a la economía.

"Cortar el apoyo ahora podría hacer descarrilar la recuperación. Ese es un riesgo que no estoy dispuesto a tomar", dijo Darling.

Las proyecciones del Ejecutivo apuntan a que la economía del Reino Unido volverá a la senda de la recuperación en 2010, con un crecimiento de entre el 1% y el 1,25%, después de una contracción del 4,75% para el conjunto de 2009.

El ministro confirmó que la recesión ha sido más profunda de lo que se creía con un retroceso en 2009 del 4,75%, por debajo del 3,5% negativo que se había previsto en abril pasado, cuando se presentaron los presupuestos actuales.

El Gobierno también anunció que limitará durante dos años al 1% el aumento de los salarios en el sector público y las contribuciones del Estado a las pensiones de los maestros, de los funcionarios locales y de los trabajadores del sistema sanitario.

La medida, que busca ahorrar 1.000 millones de libras al año, fue criticada y calificada de injusta por los sindicatos.

El secretario general del sindicato TUC, Brendan Barber, manifestó que "lo que necesitamos es un sistema fiscal justo que garantice que aquellos a los que les fue tan bien durante los años del boom hagan una contribución adecuada, en vez de esperar que los funcionarios, muchos de ellos mal pagados, paguen el precio".

También fue polémica la decisión de aumentar en un 0,5% (que se añade a otro medio punto aprobado hace un año) la cotización de los trabajadores a la Seguridad Social para aquellos sueldos que superen las 20.000 libras anuales, medida con la que el ministerio de Economía esperan recaudar 3.000 millones de libras al año.

La patronal, agrupada en torno a la Confederación de la Industria Británica (CBI), expresó su rechazo a la iniciativa y argumentó que este "impuesto extra al trabajo" frenará la recuperación.

En lo que se refiere a otras grandes cifras macroeconómicas, el ministro afirmó que el pronóstico para 2011 y 2012 es que la economía británica crezca a un ritmo del 3,5%.

La inflación llegará al 3%, antes de caer al 1,5% a finales de 2010 y el déficit público alcanzará los 178.000 millones de libras este año, para caer hasta los 176.000 millones en 2010, con el objetivo final de reducirlo a la mitad en cuatro años.

La deuda pública se situará en el 56% del PIB este año, en el 65% en 2010 y en el 78% en 2014-2015. Además, el IVA volverá al 17,5% el 1 de enero, tal y como estaba previsto, tras un año y medio rebajado al 15%.

La oposición conservadora, a la que las encuestas de intención de voto le dan ventaja cara a las elecciones de 2010, afirmó que estas cuentas no tienen ninguna credibilidad, porque "el Gobierno ha perdido toda la autoridad moral para dirigir el país".

El responsable de Economía de los "tories", George Osborne, dijo que "todas las familias del país se van a ver forzadas a pagar durante años los errores de este primer ministro" y añadió que "nadie volverá a creer una palabra que digan sobre economía".

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_