Diario de a bordo

El irresistible atractivo del mal de altura

Las manos fuertes de la Bolsa no están vendiendo.

La revista Quo publicó un reportaje en el que hablaba del trabajo de los psicólogos Arthur Aron y Donald Dutton sobre el amor. æpermil;sta es una cita: "... estos científicos descubrieron la constante presencia de la ansiedad. Sin la adversidad, Romeo y Julieta quizá no hubieran pasado de escarceos. Es la incapacidad para conseguir a sus amadas lo que hace incondicionales a Cyrano de Bergerac y a Quasimodo.

Para probar que la ansiedad tiene mucho que ver en el enamoramiento, realizaron un experimento. Colocaron a dos hermosas estudiantes en sendos puentes sobre un valle profundo en Canadá. Uno de estos puentes era bajo y seguro; el otro, altísimo, endeble y constantemente agitado por el viento. Por los puentes hicieron pasar a un grupo de voluntarios. Cada chica les entregaba, a su paso, su número de teléfono. ¿Qué sucedió? Todos los que pasaron por el puente peligroso llamaron. A la otra chica, en cambio, sólo la telefoneó el 22%". Parece que el miedo a las alturas y un entorno peligroso aumentó el encanto de la chica.

Justo ese es el momento actual de la Bolsa. Más alta no puede estar, véase el gráfico adjunto, el puente está muy alto, y muy cerca de muy importantes resistencias que agitan a las Bolsas con vendavales. En este gráfico logarítmico del Mini S&P 500, vemos cómo se ha llegado en el entorno 1.125 a la importante resistencia del 50% de retroceso de Fibonacci de toda la tendencia bajista. Un nivel muy seguido por las manos fuertes. Aun quedaría por encima algo de margen hasta llegar a los 1.150 donde aparece la directriz bajista.

Una Bolsa así es peligrosa, pero como en el experimento parece que esto la haga más atractiva, porque vender no venden las manos fuertes. Al cierre semanal el saldo institucional, según los datos disponibles en EE UU, es moderadamente comprador, pero atención, tanto las ventas como las compras de las instituciones se mueven en niveles casi mínimos del año. En suma volumen bajo, porque las manos fuertes parecen haber cerrado libros tras tener el santo de cara desde marzo, y el mercado puede estar en manos de las máquinas de los sistemas automáticos de alta frecuencia y de manos débiles.

Tras los sustos que dio Dubai la semana anterior, el viernes un dato de empleo mucho mejor de lo esperado, devuelve las esperanzas de que la subida se pueda apoyar en aspectos fundamentales más sólidos.

Sigue pareciendo que el escenario que defiende Teun Draaisma de Morgan Stanley puede ser el más acertado. Según este, la Bolsa puede seguir teniendo recorrido al alza mientras no se levanten las medidas de apoyo y/o se suban tipos. El BCE puso la primera piedra el jueves dando fecha a algunas cancelaciones de ayuda, pero aún no parece que haya peligro en ese sentido. Mientras, resistencias hablan. No parecen nada fáciles de superar, pero este es el mercado más difícil de la historia donde lo imposible es la norma... y no la excepción.