Propiedad intelectual

Zapatero rectifica y asegura que "no se va a cerrar nada en internet"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aceptó ayer retocar la ley antidescargas del Gobierno al afirmar que "no se va a cerrar nada en internet" y prometió que se aclararán las dudas en el proyecto de Ley de Economía Sostenible. El jefe del Ejecutivo intervino ayer después del revuelo que se ha formado alrededor de la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, quien se enfrentó a las críticas de internautas y de miembros del Ejecutivo.

Zapatero rectifica y asegura que "no se va a cerrar nada en internet"
Zapatero rectifica y asegura que "no se va a cerrar nada en internet"

El jefe del Gobierno intervino ayer para tratar de aplacar el revuelo que se ha formado alrededor de la ley antidescargas promovida por el Ministerio de Cultura apenas 36 horas después de su anuncio. José Luis Rodríguez Zapatero aseguró ayer en Bruselas que "no se va a cerrar nada, ninguna página web ni ningún blog". El presidente respondió en una rueda de prensa conjunta con el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, tras las protestas generadas por la posibilidad de que una comisión administrativa pudiese decidir el cierre de webs que vulneren la propiedad intelectual sin mediación judicial.

Zapatero reconoció que está dispuesto a modificar el proyecto de ley para contentar a todas las partes. "Si se ha interpretado del anteproyecto alguna posibilidad de cerrar alguno de los espacios de los sitios que está en la red, ya digo que no bajo ningún concepto". Zapatero, eso sí, eludió aclarar explícitamente la necesidad de que haya una decisión judicial. Más clara fue la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, quien aseguró que "siempre ha habido control judicial y siempre lo va a haber". Zapatero ha querido ser igual de tajante sobre la necesidad de controlar las descargas, "porque si no, nos quedaremos sin fuerza intelectual, sin creación intelectual".

Durante todo el día de ayer, la polémica por la creación de la comisión con potestad para cerrar páginas en internet llevó ayer a la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, a tratar de defender su postura. A las 10.30, mantuvo una primera reunión con un grupo de destacados internautas para tratar de acercar posiciones. Posteriormente, aseguraría que esta comisión "actuará e investigará a petición de la parte afectada" y si hubiera derechos fundamentales afectados lo derivaría automáticamente a un juez.

Sin embargo, sus compañeros de partido fueron discutiendo la medida a lo largo de la jornada. Primero fue la vicepresidente y ministra Economía, Elena Salgado, quien manifestó que la ley puede ser perfeccionada en el Congreso. Después, el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, recalcó que el cierre de páginas web deberá contar siempre con "control y autorización judicial". El malestar llegó a provocar que destacados miembros del partido montasen ayer un gabinete de crisis para estudiar la rectificación sin desautorizar a González-Sinde. Dirigentes y diputados del PSOE lamentaron ayer este episodio y calificaron en privado de "barbaridad" el contenido de la ley.

Bruselas, en todo caso, recordó ayer que España deberá notificar a la Comisión Europea la nueva legislación que salga del Congreso de los Diputados. El departamento de Sociedad de la Información de la CE recordó ayer que la norma deberá quedar en suspenso al menos durante tres meses hasta que Bruselas y el resto de países de la UE se pronuncien sobre su posible impacto, dado que afecta a un servicio que se presta a distancia, por vía electrónica y a petición individual de un destinatario.

Fuentes del departamento de Sociedad de la Información, dirigido por Viviane Reding, indicaron que la comisión no dispone derecho de veto para bloquear la medida. No obstante, el Estado que decida no seguir sus indicaciones deberá justificar su decisión. El equipo de la comisaria negó en todo caso que sus recientes declaraciones en Barcelona en la que aseguró que vigilaría cualquier intento de cortar internet sin orden judicial, tuvieran relación con esta norma y aseguraron que su advertencia tuvo carácter general y preventivo, dirigido a toda Europa.

La comisión es peligrosa, según los internautas

"Decepcionados", "más preocupados" que antes y sin un acuerdo. La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, se reunió ayer con una quincena de destacados internautas para acercar posturas. Sin éxito. "No hemos visto voluntad de diálogo. Me siento decepcionado y preocupado", señaló ayer Enrique Dans, profesor del Instituto de Empresa.

Los internautas pidieron que se "paralice" la creación de la comisión pueda bloquear webs que alojen o faciliten sin permiso vínculos a contenidos ilegales y esperan que no llegue siquiera al Congreso. Dans asegura que el Gobierno está creando una "policía de internet" y que está "desjudicializando el tema". José Cervera, profesor de periodismo digital, calificó de "peligrosa" esta comisión. "Es fabricar un cañón para matar moscas". El ex director de Público, Ignacio Escolar, dijo que las nuevas medidas llevan a España a imitar lo que se hace en China o Cuba. El responsable de Comunicación del PP, Esteban González Pons, aseguró por su parte que "no se puede cerrar ni limitar el acceso a una web sin autorización judicial". El mes pasado, sin embargo, el Grupo Popular en el Parlamento Europeo, incluidos los miembros españoles, votó a favor de una normativa que posibilita la restricción de acceso a internet sin autorización judicial.