Fondos de inversión

Seis de cada diez garantizados han ejecutado la garantía en 2009

Más de la mitad de los fondos garantizados que han vencido en 2009 se han visto obligados a ejecutar la garantía al no cumplir las expectativas del folleto. La rentabilidad media anualizada obtenida ha sido del 2,5%.

El ejercicio 2009 ha sido prolijo en vencimientos de fondos garantizados. Un total de 64 fondos han comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores entre enero y noviembre el resultado de los vencimientos de las garantías. De esta cifra, 38 comunican que han tenido que ejecutar la garantía, al quedar el valor liquidativo a vencimiento por debajo del valor liquidativo que se garantizaba en el folleto del fondo. Es decir, que seis de cada 10 fondos, un 61%, no han logrado superar las expectativas, y las entidades financieras garantes han tenido que poner el capital hasta alcanzar el valor garantizado.

No obstante, eso no significa que los fondos hayan entrado en pérdidas. De hecho, sólo dos de los 64 llegaron a vencimiento con el valor liquidativo por debajo del que tenían cuando comenzó la garantía. La rentabilidad media anualizada de los fondos que han vencido este año se sitúa en el 2,54%. Hay fondos que han logrado rentabilidades notablemente superiores; 12 de ellos por encima del 4%, cinco de los cuales han tenido que ejecutar la garantía.

Algunos de los fondos con menor plazo de garantía se han beneficiado de la subida reciente de los mercados. Es el caso del fondo más rentable, Caixa Catalunya 1, que tuvo un plazo de garantía de un año, entre noviembre de 2008 y noviembre de 2009. Tanto la renta fija como la renta variable han repuntado con fuerza desde los mínimos de marzo de 2009.

El patrimonio que ha vencido entre enero y noviembre supera los 5.000 millones

La cartera de un fondo garantizado se compone, básicamente, de un bono cupón cero, con el que se garantiza a vencimiento el capital aportado, y un instrumento derivado, generalmente una opción, que permite obtener la rentabilidad adicional. Pero ambos activos tienen un precio de mercado que puede hacer que el valor liquidativo del fondo quede por debajo del de la garantía si su valor se deprecia. En este caso, la entidad garante aporta el capital necesario para alcanzar el valor liquidativo garantizado.

El inversor que opta por salir del fondo antes del vencimiento lo hace a valor liquidativo, pero este reembolso -salvo que haya ventanas de liquidez- está penalizado con comisiones de hasta el 5%, lo que suele anular cualquier ganancia obtenida por la apreciación del valor liquidativo.

El vencimiento de los fondos que han vencido en 2009 equivale a un capital de más de 5.000 millones. El BBVA Extra 5 ha sido el fondo que ha vencido con mayor patrimonio, 1.035 millones de euros. Este fondo no ha ejecutado la garantía y ha obtenido una rentabilidad anualizada del 0,2%.

Reembolsos

Aunque muchos fondos han renovado las garantías, la mayor parte del capital vencido ha salido de esta categoría. Según datos de la firma de análisis de VDOS Stochastics, los fondos garantizados han sufrido salidas netas por valor de 5.200 millones de euros entre el 1 de enero y el 20 de noviembre.

El escenario para los garantizados es más complicado a día de hoy que antes de la crisis, porque el atractivo de las estructuras ha descendido. Con los tipos de interés en zona de mínimos, el capital disponible del fondo para invertir en una opción y a la vez garantizar las aportaciones de los partícipes es reducido. Si además aumenta la volatilidad, la opción se encarece, lo que impide obtener rentabilidades adicionales con el mismo atractivo que antes de la quiebra de Lehman Brothers. En definitiva, tipos bajos y volatilidad elevada son enemigos del garantizado.

Nuevos destinos para el capital

Sólo en el mes de noviembre, con datos de VDOS a día 20, han salido de los fondos garantizados 953 millones de euros. En el conjunto del año la cifra asciende a más de 5.200 millones, aunque la retirada de los partícipes ha sido más intensa en las carteras de renta variable. Los garantizados de Bolsa han sufrido reembolsos netos por valor de 4.205 millones, mientras que los de renta fija han perdido tan sólo 1.000 millones.

Gran parte del dinero que ha salido de las carteras con garantía se ha dirigido a otros productos de las entidades financieras, como los depósitos y, más en la última parte del año, los seguros y los planes de pensiones. No obstante, se aprecian entradas de dinero en otras categorías de fondos, como los de renta fija a largo plazo, que han recibido suscripciones netas por valor de 3.235 millones de euros. Entretanto, las salidas entre fondos monetarios y de renta fija a corto plazo ascienden 9.700 millones de euros.

En carteras de más riesgo ha entrado dinero, pero de manera más pausada. Los fondos de Bolsa han recibido 272 millones de euros.