Los ingresos bajarán en cinco años

AENA plantea a los controladores un recorte salarial del 25% en 2010

AENA tiene previsto reducir un 25% el sueldo de los controladores en 2010. En cinco años, la intención es rebajar los ingresos de este colectivo de 2.400 personas de 781 a 281 millones, con lo que pasarían de percibir una media anual de 350.000 euros a 243.000. La exigencia, presentada ayer al sector en el marco de la negociación del nuevo convenio, es calificada por los controladores de "declaración de guerra".

AENA plantea a los controladores un recorte salarial del 25% en 2010
AENA plantea a los controladores un recorte salarial del 25% en 2010

AENA, por boca de la directora de Navegación Aérea, Carmen Librero, dejó claro ayer durante un encuentro con el sector que "no hay vuelta atrás". El colectivo de controladores aéreos debe aceptar que, en el próximo convenio que discute en estos días su sindicato USCA con la empresa pública propietaria de los aeropuertos nacionales, deberán renunciar a 200 millones de euros en 2010, sobre una previsión inicial de ingresos totales para los 2.400 profesionales de este colectivo de 781 millones. Es decir, AENA quiere aplicar una rebaja de los sueldos del 25,6%.

Pero ésta es solamente la primera parte del ajuste. Entre 2011 y 2014, se exige que los controladores asuman un nuevo recorte de 300 millones sobre la cifra de partida de finales de 2010 con el objetivo de que el coste medio por profesional para AENA pase de los actuales 350.000 euros a 243.000 cada año, una cifra que incluye los honorarios que perciben por las horas extraordinarias, la principal fuente de ingresos.

Librero expresó su temor a que durante las próximas jornadas festivas del puente de la Constitución y las Navidades los pasajeros, las compañías aéreas y los aeropuertos deban soportar "ruido y conflictividad", pero aseguró "que es imprescindible firmar un pacto en estas condiciones con los controladores", porque la situación es "insostenible".

Unos temores que no son infundados. Tras el tira y afloja de los últimos días, fuentes de los controladores señalaron ayer que la propuesta de AENA "es una declaración de guerra". El colectivo reivindica que lo que se ha negociado en los últimos años, como el reconocimiento del plan de pensiones o servicio médico, aunque no haya sido trasladado a convenio, "se da como consolidado". La directora de Navegación Aérea dijo que, aunque los recortes en el convenio puedan parecer drásticos, "ni siquiera nos acercan a los costes por los servicios de control que tienen otros países de nuestro entorno". Aseguró que en Alemania el ingreso medio por controlador al año es de 150.000 euros. En Reino Unido la situación es más dispar, ya que un controlador cuesta 120.000 euros y el colectivo sólo cuenta con 1.800 profesionales, con un tráfico superior al de España.

El principal objetivo de AENA en la discusión del convenio es conseguir una sustancial rebaja de costes que permita a su vez reducir las tasas de navegación que se cobran en los cielos españoles para situarlos en la media de los grandes países de la UE. La tarifa de ruta promedio actual es de 82,14 euros y el objetivo es que en 2014 quede en 72 euros. Librero señaló que no sólo se está intentando aplicar recortes de costes en los ingresos de los controladores, sino que existe un ambicioso plan en todos los conceptos, "viajes, energía, etcétera", por el que se conseguirán economías de entre el 10% y el 12% de los gastos.

El sindicato de controladores USCA y AENA llevan varios meses de discusión del convenio y ya han mantenido más de 50 encuentros, según Librero. Las dos últimas reuniones han tenido lugar el martes y ayer. El clima durante estas negociaciones está siendo de máxima tensión, ya que los controladores mantienen una actitud de trabajo a reglamento que ya ha provocado importantes desajustes en el tráfico canario del pasado fin de semana y en las rutas entre Madrid y Barcelona el pasado lunes. Ayer, además, se tuvo que cerrar la torre sur de Barajas debido a la intoxicación de tres controladores por queroseno.

Años de disputas

El trasfondo del conflicto entre los controladores aéreos y AENA es la negociación del nuevo convenio colectivo. Las partes han intentado renovar este marco de relaciones laborales, pero en los últimos cinco años han sido incapaces de alcanzar un pacto.

Paralizados los cambios en la Ley de Navegación

El Grupo Socialista decidió ayer retirar en el Senado la enmienda a la Ley âmnibus, que suponía la modificación de la Ley de Navegación Aérea. Si se hubiera aprobado dicha enmienda, los ciudadanos tendrían la obligación de soportar "los sobrevuelos, frecuencias de ruido y demás impactos ambientales producidos por las aeronaves" en aras de la operatividad de los aeropuertos. Por ello, la Asociación Nacional de Afectados por el Impacto del Tráfico se mostró "muy satisfecha" por la "sabia" decisión del PSOE.

Ante esta situación, tanto desde la propia asociación como otros colectivos vecinales, asociaciones, incluso alcaldes de Madrid y senadores de la oposición han estado haciendo fuerza estos días previos a la votación de la enmienda para que ésta no siguiera adelante. "Hemos conseguido hacer valer nuestros derechos democráticos recogidos en la Constitución, que durante estos días atrás habíamos visto en peligro", manifestó el presidente de la asociación, Luis Ramírez, quien indicó que no se podían creer que una situación como la que se había planteado "estuviera pasando hoy día, cuando los Gobiernos apuestan por el medio ambiente y el respeto a los ciudadanos". Desde la Asociación se había iniciado un diálogo "fiel" con la propia AENA y esta actuación les había dejado "sorprendidos".