Defiende su reelección

Bernanke afirma que las consecuencias de la crisis podrían haber sido peores sin las medidas de la Fed

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, defendió hoy ante el Senado de los Estados Unidos su reelección al frente de la institución y remarcó que las consecuencias de la crisis económicas podrían haber sido peores sin la "decidida actuación" de diferentes organismos financieros e instituciones, entre ellos la Reserval Federal estadounidense.

Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal
Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal

Ante la Comisión que decidirá si repite al frente de su cargo, destacó que las actuaciones de la Reserva Federal han contribuido de forma "sustancial" a la "mejora significativa de las condiciones financieras y en lo que parecen ser los comienzos de un cambio tanto en Estados Unidos como en las economías extranjeras".

En este sentido, Bernanke recordó que el instituto emisor estadounidense redujo los tipos de interes "temprano y de forma agresiva" y jugó un papel clave en los esfuerzos por "calmar las turbulencias financieras".

Sin embargo, reconoció también que es muy consciente de que para garantizar la estabilidad a largo plazo es necesario "retirar el apoyo a las medidas extraordinarias de forma suave y oportuna". Así, incidió en que la retirada de estos estímulos requiere "un análisis cuidadoso" y la elaboración de una estrategia que apoye "la creación de empleo y fomente la continuidad de la estabilidad de precios".

Según Bernanke, aunque todavía la mayoría de los indicadores sugieron que los mercados financieros se están estabilizando y la economía esta "emergiendo de la recesión", su tarea "no está completa".

"La Reserva Federal mantiene su compromiso con su misión de ayudar a recuperar la prosperidad y estimular la creación de empleo al mismo tiempo que preserva la estabilidad de precios. Si soy confirmado en el puesto, trabajaré al máximo de mis capacidades en el logro de dichos objetivos", aseveró.

Reflexiones tras la crisis

Por otra parte, Bernanke apuntó que esta crisis debería hacer reflexionar a las instituciones financieras y los reguladores sobre su comportamiento. En el caso de la Reserva Federal, destacó el trabajo realizado para identificar e implementar mejoras en la regulación y la supervisión de las empresas financieras.

En este sentido, explicó que, para promover la seguridad y la solidez, se continuará trabajando con otros supervisores nacionales y extranjeros para requerir mayor capital, liquidez y gestión de riesgos a las organizaciones bancarias" y se están tomando medidas para garantizar que los paquetes de compensación no ofrezcan incentivos para la toma excesiva de riesgos.

Asimismo, remarcó que se están mejorando las revisiones de las grandes instituciones, lo que proporcionará un mayor conocimiento de las prácticas de la industria y los posibles riesgos emergentes, y se está creando un programa mejorado de vigilancia en el que trabajan no sólo los supervisores, sino también economistas, especialistas en los mercados financieros y otros expertos dentro de la Reserva Federal.

De esta manera, la Reserva Federal está exigiendo a las grandes empresas información más detallada y oportuna sobre las posiciones de riesgo, el rendimiento operativo, y otros indicadores clave, y está fortaleciendo la supervisión para captar mejor los riesgos a los que se enfrentan las organizaciones más complejas.

"En definitiva, estamos atendiendo a las lecciones de la crisis, estamos comprometidos a adoptar un enfoque más dinámico y global de la supervisión para garantizar que los nuevos problemas se identifiquen temprano y se obtengan respuestas rápidas y eficaces de supervisión.

Por otra parte, defendió que la Reserva Federal siga siendo "independiente y efectiva" y tenga capacidad para "promover la estabilidad financiera y apoyar la vuelta a la prosperidad en contexto de estabilidad de precios". Bernanke defendió que el organismo es "totalmente transparente" a la hora de realizar su política monetaria y destacó que han renovado y reforzado su compromosio con la transparencia y la responsabilidad".

Finalmente, confirmó que espera trabajar con el Congreso y con el Comité de Banca para reformar el sistema de regulación financiera y conseguir una supervisión más fuerte y efectiva. "Sería una tragedia que, después de todos los apuros que han pasado los americanos en los últimos dos años, el país falle a la hora de dar los pasos necesarios para prevenir una crisis de una magnitud como la que acabamos de padecer", concluyó.