Informe sobre el ajuste inmobiliario

La caída del precio de la vivienda ha llegado a su fin, según Caixa Catalunya

Los precios de la vivienda ya no seguirán bajando en los mercados con mayor demanda, que en España son Madrid y Barcelona, según las conclusiones del Servicio de Estudios de Caixa Catalunya, que ha presentado hoy un informe sobre el ajuste inmobiliario en España.

Según este informe, el mercado inmobiliario residencial ya ha llevado a cabo su ajuste tanto en volumen de oferta como en empleo y en peso del sector de la construcción en el conjunto del PIB.

Tanto el coordinador del estudio, el economistas de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) Josep Oliver, como el director de la división inmobiliaria de Caixa Catalunya, Eduard Mendiluce, han asegurado que en zonas como Barcelona y Madrid, urbanas, dependientes de la primera residencia y con una demanda consolidada, los precios ya no bajarán mas.

"Incluso nosotros, en estas zonas, estamos subiendo precios, si bien de manera leve", ha señalado hoy Mendiluce, que como Oliver y los responsables del informe consideran que "la reactivación de la demanda es una realidad".

Se trata de zonas como Madrid, Barcelona o el Baix Llobregat, donde básicamente hay muy pocas existencias de vivienda sin vender, si bien en otras partes de España, como en Murcia, todavía queda un alto volumen de parque residencial al que se tardará en poder dar salida.

Mendiluce calcula que el conjunto del sistema inmobiliario tardará unos cinco años en reducir las existencias de viviendas pendientes de ventas y que se encontrarían en 2010 en función de las diversas hipótesis entre las 639.000 y el millón de viviendas.

Estos pisos sin vender están concentrados en zonas que han apostado fuerte por la segunda residencia, como la ya mencionada Murcia, Málaga o Tarragona; y en áreas cercanas a Madrid, como es el caso de provincias como Toledo, Guadalajara o Segovia.

En cambio, en otras zonas, como la cornisa cantábrica, apenas hay existencias de viviendas, según los promotores de este estudio inmobiliario.

"Sin embargo, es una demanda que estará muy lejos del más de medio millón al que habían llegado las transacciones antes de que se hundiera el boom, y que se situará en los próximos cinco años en unas 220.000 viviendas nuevas al año", ha detallado Oliver.

De estas 220.000 viviendas anuales, unas 40.000 estarán en Cataluña, una de las cifras que refleja, en opinión de los autores del estudio, que el sector inmobiliario ya ha hecho su ajuste, lo que se refleja en términos de peso del sector de la construcción en el PIB y de pérdida de empleo del sector, "900.000 empleos menos vinculados a la construcción en dos años", en palabras de Oliver.

"El sector ha hecho un ajuste excepcional, pero una determinada demanda continuará, ayudada además porque la previsión es que se mantengan bajos los tipos de interés y que no haya subidas hasta mediados del 2011", ha dicho Josep Oliver.

Mendiluce ha apoyado estas tesis con la propia experiencia de Caixa Catalunya, "ya que estamos cerrando entre 20 y 30 operaciones al mes entre alquiler y venta".