Jornadas de Enerclub

Brufau ve más eficiente dedicar esfuerzos a capturar CO2 que las primas a renovables

El presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, se preguntó hoy durante las jornadas Entorno Económico y Horizonte Energético organizadas por el Club Español de la Energía (Enerclub) si resulta "más eficiente" incentivar las energías renovables mediante primas que invertir en sistemas de captura y almacenamiento de CO2.

El directivo de Repsol, que preside además Enerclub, citó la captura de CO2 como una de las principales aportaciones a la lucha contra el cambio climático de la industria petrolera, que posee conocimientos más avanzados que otros sectores en geología.

Además, previno del peligro de "hacer un mundo insostenible a través de medidas sostenibles" y consideró que "en el corto plazo se hará más potenciando el concepto de eficiencia que cualquier otro aspecto".

Brufau pidió también que, con motivo de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, se ponga "todo el esfuerzo en conseguir que Europa sea una única región en política energética". "Es absurdo que las interconexiones eléctricas correspondan a decisiones locales o que el 'mix' energético dependa todavía de los gobiernos", indicó.

REPSOL 10,42 -2,25%

Sobre las energías renovables, aseguró que "necesitan apoyo económico y financiero", pero también "un precio de combustibles fósiles que haga atractiva la inversión" en estas fuentes alternativas de generación.

Cepsa e inversiones

Por su parte, el presidente de Cepsa, Santiago Bergareche, reconoció que el sector petrolero se encuentra "intranquilo" ante el gran volumen de inversión que le exigen tanto su actividad industrial como las nuevas exigencias en desarrollo sostenible.

"Estamos invirtiendo en refinerías, en estaciones de servicio, en todo, pero también los fabricantes de motores y otros agentes industriales deben invertir para ser eficientes y salir adelante", sostuvo.

Bergareche pronosticó que las energías fósiles "seguirán presentes en los próximos 20 ó 30 años", aunque el petróleo "se verá limitado a dos grandes usos, que son el de transporte y la petroquímica".

"Dejemos de preocuparnos por la continuidad del petróleo y preocupémonos de que sea limpio y no contamine", afirmó, antes de pedir al "mundo político" que ayude a las empresas a "avanzar en tecnologías rentables y sostenibles".