Regulación

Reding advierte a España de un conflicto con Europa por las descargas en la web

Viviane Reding ha vuelto a despertar la polémica con España. La comisaria advirtió que Bruselas no tolerará una regulación que permita el corte de internet sin orden judicial a los usuarios que realicen descargas ilegales. Su recomendación es que las autoridades españolas consulten con la Comisión antes de tomar decisión alguna.

España ha estado cerca en el pasado de adoptar un modelo similar al francés: el corte de la línea de los usuarios que hagan descargas ilegales. Pero decidió ponerlo en manos de los dos sectores implicados, los autores y las operadoras, para que buscaran una solución conjunta y negociada. Y las telecos se negaron a un corte sin orden judicial, así como a un modelo que sólo castigara al usuario, sin valorar otras posibilidades.

Las negociaciones quedaron en nada y el Gobierno asumió la decisión. Todavía no ha concluido el proceso, pero las últimas declaraciones de la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, y de otros altos cargos apuntan a que no se va a adoptar el modelo francés y que no se criminalizará a los usuarios.

A la comisaria europea de Sociedad de la Información, Viviane Reding, estas declaraciones no le parecen suficiente. "Las medidas españolas que podrían permitir un procedimiento para cortar internet sin un proceso judicial previo van a entrar en conflicto con la ley europea", aseguró ayer en Barcelona, en la apertura de unas jornadas organizadas por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT). "Por lo tanto", añadió, "invito a las autoridades españolas a tener contactos con la comisión antes de ir en una dirección que resultará en un callejón sin salida".

Cultura descarta que se vaya a aplicar un modelo que criminalice al cliente

Las declaraciones de Reding provocaron el desconcierto de los asistentes, convencidos de que el corte del servicio sin orden judicial estaba descartado en España. El presidente de la CMT, Reinaldo Rodríguez, incluso habló de un "posible malentendido". Pero otras fuentes aseguran que Reding sabía de lo que estaba hablando y que quiso lanzar una advertencia a España. De hecho, en su discurso dejó claro que había seguido "con interés" las discusiones de este tema en España, "primero entre las operadoras y los creadores de contenidos y ahora en la comisión interministerial". Fuentes de Cultura negaron ayer a este periódico que la normativa que prepara el Gobierno español se plantee seguir el modelo francés. "La ministra Ángeles González-Sinde ya ha explicado en diferentes ocasiones que el modelo español no criminalizará al usuario sino que se dirigirá contra las páginas web que pretenden lucrarse ofreciendo obras sobre las que no tienen derechos", aclararon.

En cualquier caso, la solución española al problema de las descargas ilegales se conocerá pronto. La semana pasada, un alto cargo del Ministerio de Cultura aseguró que la comisión interministerial, constituida el pasado octubre, deberá presentar sus propuestas en torno al día 10 de diciembre para ser elevadas a consejo de ministros antes del 31 de diciembre.

El caso español sirvió como preámbulo a lo que Reding definió como la próxima frontera que hay que superar. La comisaria se refirió a la excesiva fragmentación que hay en Europa con distintas regulaciones del derecho a la propiedad intelectual y de la piratería y avanzó que se está trabajando desde la comisión para lanzar una ley europea del copyright. "Será un plan ambicioso para la UE, pero no imposible", recalcó.