Inversión en latinoamérica

Bañuelos se alía con inversores árabes y franceses para invertir en hoteles en Brasil

El empresario Enrique Bañuelos se ha aliado con la cadena francesa Accor y la árabe Jumeirah para invertir en el sector hotelero de Brasil, ciudad encargada de organizar los Juegos Olímpicos de 2016.

Bañuelos está también interesado en otros sectores del país latinoamericano, dado que en 2010 pretende movilizar una inversión de unos 2.000 millones de reales brasileños (unos 880 millones de euros) en activos y negocios vinculados a la salud, la energía, las infraestructuras, el medio ambiente o la alimentación.

La gran mayoría de este capital provendrá de fondos de inversión de distinto origen (estadounidenses, europeos, árabes y chinos), según explica el fundador de la extinta Astroc en una entrevista a la revista local 'Exame', en la que indica que su incursión en el negocio inmobiliario brasileño es "sólo el principio".

De esta forma, el empresario desarrolla en Brasil la misma estrategia de diversificación de su inversión que realizó en España cuando tras lanzar Astroc invirtió en otras sociedades y sectores (Unión Fenosa, Banco Sabadell y Rentalia).

ACCOR 38,07 -2,13%

En la actualidad, Bañuelos, a través de su sociedad Veremonte, controla Agre, la quinta mayor inmobiliaria del país, fruto de la adquisición y posterior integración de tres firmas del sector. El grupo facturó 1.100 millones de reales (unos 428 millones de euros) a cierre de los nueve primeros meses y cuenta con una cartera de patrimonio de unos 1.800 millones de reales (unos 700 millones de euros).

En cuanto a los proyectos hoteleros, en virtud de la alianza con Accor, invertirán unos 480 millones de reales brasileños (unos 187 millones de euros al cambio actual) en promover unas 4.880 habitaciones de hotel urbano a precios asequibles que están listas en tres años y gestionará la firma gala. Además, en asociación con la árabe Dubai Jumeirah construirá hoteles de superlujo en Río de Janeiro que sumarán unas 1.000 habitaciones.

Para la gestión de sus nuevos negocios en Brasil, Bañuelos ha 'fichado' a dos profesionales de confianza. En concreto, a Marcelo Parachinni, que ocupa el puesto de primer ejecutivo de Veremonte y se encargará de buscar oportunidades de inversión, y a su socio en Agra, Silveira Pinto.