Informe de Funcas

Las cajas creen que el sector inmobiliario lastrará el crecimiento del PIB "mucho tiempo"

La Fundación Española de las Cajas de Ahorros (Funcas) mejoró hoy dos décimas la previsión del PIB para el cierre del año 2009, hasta el -3,6%, y cinco décimas la caída estimada para el año 2010, hasta el -0,5%, debido a las mejores perspectivas de la economía internacional y a los últimos datos de la Contabilidad Nacional, que han sido "algo mejor" de lo esperado.

En el documento que presenta sus últimas previsiones, Funcas incluye por primera vez las previsiones de cara al año 2011, para el que estima un crecimiento del 1,3%.

Funcas explica que tras seis trimestres de caídas intertrimestrales del PIB se puede decir que una parte muy importante del ajuste económico "se ha completado", aunque esto no significa que se vaya a iniciar pronto una nueva fase expansiva porque la corrección de excesos y desequilibrios "no ha concluido".

En concreto, considera que el sector inmobiliario va a seguir lastrando el crecimiento "durante mucho tiempo", ya que existe un importante ''stock'' de viviendas sin vender, que puede seguir en aumento y que, hasta que no sea absorbido, hará que el sector siga "sin arrancar" y expulsando mano de obra.

Además, recuerda que aunque los hogares han realizado un "importante esfuerzo" de saneamiento de sus cuentas y han reducido el nivel de endeudamiento, esta variable sigue siendo "muy elevada", algo que, unido al incremento del desempleo, limitará el crecimiento del consumo durante "bastante tiempo".

Este potencial, según Funcas, también se verá mermado por la falta de crédito, que no volverá a circular con fluidez hasta que el sector financiero no recomponga sus balances, algo que también frenará durante algún tiempo la capacidad de crecimiento de la inversión empresarial.

Posible pause en la mejora del PIB

Funcas advierte también de que no se puede confiar excesivamente en que la reactivación económica mundial vaya a proporcionar un impulso a la economía española en un corto espacio de tiempo, puesto que no está claro que dicha reactivación vaya a consolidarse "rápidamente" por ser "muy dependiente" de los estímulos fiscales, por la necesidad de consolidar las cuentas y porque no habrá un regreso a un crecimiento "sólido" mientras que el sistema financiero internacional no resuelva sus problemas.

Por todo, advierte de que la tendencia de mejoría en las tasas de PIB en España podría sufrir "una pausa" en el último trimestre de 2009, periodo en el que la economía podría descender a una tasa "semejante o sólo un poco por debajo" del periodo anterior. Será en el segundo trimestre de 2010 cuando se empiecen a observar tasas positivas de crecimiento, aunque "muy modestas".

En concreto, el consumo de los hogares registrará en 2010 un crecimiento "ligeramente positivo", pero "muy modesto", ya que se podrían comenzar a presenciar tasas positivas en el crecimiento del gasto, aunque de una forma "muy moderada". Este componente caerá un 5,1% en 2009, pero crecerá un 0,1% en 2010 y un 1,5% en 2011.

Volverá a caer la formación bruta de capital fijo

En cuanto al "inesperado" crecimiento de la formación bruta de capital fijo en el tercer trimestre, Funcas asegura que no tendrá continuidad, ya que registrará tasas intertrimestrales negativas durante todo el 2010. "No será hasta comienzos de 2011 cuando comiencen a observarse crecimientos de forma sostenida", señala, tras asegurar que caerá un 21,5% en 2009, un 5,5% en 2010 y crecerá un 0,7% en 2011.

En concreto, la formación bruta de capital fijo en construcción caerá un 11,3% este año y tardará más tiempo en remontar, ya que en 2010 se contraerá un 9,5% y no habrá tasas positivas antes del final de 2011. En el conjunto de dicho año este componente de la inversión se retraerá en torno al 4,1%.

Por su parte, el crecimiento de las exportaciones se ha revisado al alza, hasta una tasa del -12,3% este año y del 4,2% el próximo, mientras que la previsión para 2011 se sitúa en el 4,6%. Las importaciones también van a crecer algo más, aunque siempre por debajo de las exportaciones. Así, el resultado final será una aportación del sector exterior al crecimiento que seguirá siendo positiva los dos próximos años, si bien muy inferior a la de 2008 y 2009.

El paro puede llegar al 20%

En cuanto al empleo, Funcas apenas ha modificado las previsiones, ya que esta variable se reducirá un 6,8% este año, mientras que el "modesto crecimiento" del PIB en 2010 será "insuficiente" para generar nuevos puestos de trabajo, por lo que la ocupación seguirá descendiendo, aunque de una manera "mucho más contenida" que en 2009.

Para el conjunto de la etapa de crisis, Funcas sitúa el ajuste en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en 2,1 millones, de los que ya se han suprimido 1,6 millones, por lo que casi el 80% del ajuste del empleo "ya se ha completado". El resto del ajuste se realizará a lo largo de 2010, con una caída del 2,8%, y en la primera mitad de 2011.

Aún así, hasta bien entrado este último ejercicio no se observarán incrementos en la ocupación, de modo que en el conjunto del mismo esta variable descenderá un 0,2%. Con estas cifras, la tasa de paro se situará en el 18% en 2009, cifra que se elevará al 19,4% en 2010, pudiendo alcanzar en algún trimestre el 20%, y se reducirá al 18,5% en 2011.

Déficit del 10,8% en 2010

Por su parte, el crecimiento de la productividad se mantendrá en tasas "relativamente elevadas", aunque decrecientes. Esto unido a la moderación en el crecimiento de las remuneraciones salariales dará lugar a una desaceleración de los costes laborales unitarios, que registrarán un ascenso del 0,6% este año y un decrecimiento del 0,9% en 2010 y del 0,5% en 2011.

La tasa de ahorro de los hogares, que se ha disparado este año hasta probables máximos históricos, se situará en el conjunto del año en un 19%, mientras que en los dos ejercicios siguientes se reducirá por la mejora del consumo, aunque siempre manteniéndose en niveles muy superiores a su media histórica.

Finalmente, la tasa de ahorro del conjunto de la economía, sin embargo, caerá "sensiblemente" por debajo de los últimos años debido a la caída a cifras negativas del ahorro del sector público, cuyo déficit podría aumentar ligeramente en 2010 hasta el 10,8%, antes de reducirse hasta un 9,3% en 2011.