Consejo de Ministros

El Gobierno impulsa las renovables con la entrada de 8.000 MW hasta 2012

El Consejo de Ministros aprobó hoy, a propuesta del Ministerio Industria, Turismo y Comercio, un acuerdo que posibilita la puesta en marcha de forma escalonada en los próximos tres años de instalaciones eólicas con una potencia de 6.000 megavatios (MW) y de instalaciones termosolares por otros 2.440 MW más, que reafirma la apuesta del Gobierno por las energías renovables y asegura "el liderazgo" de España en este campo, indicó la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega.

Un parque eólico
Un parque eólico

En concreto, esta normativa consolida a España en los primeros puestos de los países por potencia instalada en tecnología eólica y le sitúa "en el primer puesto en energía termosolar", además de dar "certidumbre" al sector y "racionalizar" el coste eléctrico para los consumidores, añadió Fernández de la Vega.

El acuerdo, por el que se distribuye el orden de entrada en operación de todos los proyectos que han obtenido su correspondiente inscripción en el Registro de preasignación del régimen especial del Ministerio de Industria, elevará hasta los 3.300 MW la media de instalación anual de energías renovables en la presente legislatura, cuantía que es significativamente más elevada en comparación con las medias de 1.511 MW de la legislatura 2000-2003, o los 2.295 MW de la legislatura 2004-2007, indicó en un comunicado el gabinete dirigido por Miguel Sebastián.

Asimismo, permitirá la puesta en marcha desde 2009 hasta finales de 2010 de más de 3.700 MW eólicos y de 850 MW termosolares. Con la entrada de estas potencias, al término del próximo año, España dispondrá de 20.155 MW eólicos y de 861 MW termosolares en funcionamiento.

Calendario para una puesta en marcha escalonada

El acuerdo establece la entrada ordenada en los próximos años de la potencia de las tecnologías eólica y solar termoeléctrica inscrita en el Registro de preasignación de régimen especial, creado por el Real Decreto Ley 6/2009.

En dicho Real Decreto Ley se contemplaba la posibilidad de establecer un calendario de puesta en marcha escalonada de la potencia inscrita para aquellas tecnologías que superasen el objetivo establecido por el Plan de Energías Renovables para 2010, a fin de preservar la estabilidad técnica y económica del sistema eléctrico.

Este ha sido el caso de la eólica y termoeléctrica, que tendrán un potencia prerregistrada por encima de los 6.000 y 2.300 MW, cuando para alcanzar los objetivos de potencia instalada a 2010 bastaba con 3.700 y 489 MW, respectivamente.

Por ello, se establece una hoja de ruta para la puesta en marcha de más de 1.700 MW anuales eólicos hasta 2012, lo que supone mantener el ritmo de instalación de los últimos años. De igual manera, se fija en 500 MW anuales las instalaciones termoeléctricas que se pondrán en marcha hasta 2013, es decir, se instalará cada año la misma cantidad que el Plan de Energías Renovables (PER) 2005-2010 preveía para el total acumulado en 2010.

Certidumbre para el sector

Así, el acuerdo aprobado hoy permite a los promotores de las instalaciones "tener un horizonte previsible durante los tres próximos años, lo que les permitirá hacer sus programaciones empresariales con tiempo suficiente", señaló Industria.

Además, introduce la certidumbre necesaria para los promotores y la industria asociada a estos importantes sectores de las energías renovables, a la vez que racionaliza el incremento anual del coste eléctrico que para los consumidores supone la puesta en marcha de estas instalaciones.

La entrada en funcionamiento de estas instalaciones supondrá el mantenimiento y desarrollo del tejido industrial renovable y de su empleo asociado, "con importantes inversiones durante los próximos años, constituyendo el sector de las renovables uno de los principales vectores de salida de la coyuntura económica actual", añadió el Ministerio.

Además, es un importante paso para el cumplimiento de los compromisos asumidos por nuestro país ante la Unión Europea en materia de producción de energía de origen renovable en 2020, que se materializará en el próximo Plan de Energías Renovables 2011-2020, actualmente en elaboración.