Análisis

Ojo con el cuarto trimestre

Las estimaciones que acaba de realizar el INE sobre la evolución de la economía española en el tercer trimestre mejoran las realizadas por el Banco de España hace sólo una semana. De hecho, la caída del PIB la sitúa en sólo el 0,3% en tasa intertrimestral frente al 0,4% del organismo presidido por Miguel Angel Fernández Ordóñez. En tasa interanual el PIB estaría cayendo al 4% en vez del 4,1% previsto por el Banco de España hace siete días. Los datos del INE muestran cómo la recesión española ha perdido intensidad en el tercer trimestre.

Este dato, sin duda positivo, no debe servir para lanzar las campanas al vuelo, ya que está muy distorsionado por los efectos positivos del plan estatal de inversión local, que ha tenido su máximo efecto en el tercer trimestre (el 98% de las obras están ya en ejecución). Los indicadores preliminares de la última parte del año, del cuarto trimestre en curso, no están siendo tan halagüeños. El fin de las obras municipales provocará una caída del empleo mayor y, por ende, es muy previsible que ello se refleje en la demanda agregada. Puede que el suelo de la recesión ya se haya tocado pero aún quedan varios trimestres en donde la actividad seguirá contrayéndose, y el paro, lamentablemente seguirá subiendo. Por tanto, el final del túnel se vislumbra pero aún estamos en él.