Adquisición

Bruselas pone objeciones a la compra de Sun por Oracle

La adquisición de Sun por parte de Oracle recibió ayer objeciones de las autoridades comunitarias. La Comisión Europea aseguró que la compra puede perjudicar la competencia en el negocio de las bases de datos. La compañía de Larry Ellison ha señalado que se opondrá a la declaración de objeciones de Bruselas, mientras se prevé que los lobbies vinculados a sus competidores no bajarán la guardia.

La operación de compra de Sun por Oracle, valorada en más de 7.400 millones de dólares, se complica en el Viejo Continente. La Comisión Europea ha puesto objeciones a dicha adquisición, alegando que la combinación del software de bases de datos corporativo de Oracle y el producto MySQL de Sun puede perjudicar a la competencia, algo que la compañía de Larry Ellison rechaza de plano. La citada objeción, no obstante, no supone que se rechace la compra pero sí puede retrasarla.

Oracle defendió ayer la operación y aseguró que la postura de Bruselas "revela un profundo desconocimiento del mundo de las bases de datos y de la dinámica del software libre", según informó Bloomberg. "La compra no reduce la competencia lo más mínimo", añadió la multinacional, que sostiene que hay al menos ocho empresas competidoras en el mercado de bases de datos, entre ellas IBM y Microsoft.

El presidente ejecutivo de Oracle se quejó hace unos días de que Sun está perdiendo cerca de 100 millones de dólares al mes debido a la incertidumbre sobre su futuro. En opinión de Ellison, la tardanza de los reguladores antimonopolio europeos está provocando que algunos clientes de Sun se marchen a la competencia. La Comisión Europea comenzó las investigación sobre Oracle-Sun el pasado 3 de septiembre y prevé pronunciarse definitivamente el 19 de enero. Con todo, el primer fabricante de bases de datos del mundo podrá apelar la decisión de Bruselas ante los tribunales europeos de Luxemburgo. Bloomberg recordaba ayer que TomTom, el mayor fabricante de navegadores de coche, logró hacerse con la empresa de mapas digitales Tele Atlas, pese a que también recibió objeciones por parte de la UE.

En este contexto, Enrique Dans, profesor del IE, recuerda que "justicia retrasada es justicia negada" y asegura que no parece adecuado, en un mercado tan dinámico como éste, mantener a una empresa en unas condiciones de incertidumbre tales que limiten su capacidad de competir. "La respuesta del regulador debería ser considerada urgente", dice.

Un análisis demasiado simplista

La mayor parte de las objeciones de la UE parecen centrarse en MySQL, afirmando que existen conflictos en el hecho de que Oracle sea el líder de las bases de datos con código propietario mientras que MySQL lo es en las de código abierto. "En la mente del regulador, resulta poco adecuado que una sola empresa controle ambos mercados. Sin embargo, el análisis parece pecar de simplista", dice Dans.

En su opinión, el hecho de que Oracle compre Sun, que a su vez había adquirido MySQL por 700 millones de euros, no significa que Oracle "controle" MySQL o que pueda "regir su destino". "MySQL es software abierto, "lo que implica que las decisiones de Oracle se limitan a definir su grado de implicación y compromiso con el desarrollo de MySQL, pero no puede limitar éste porque pertenece a la comunidad", añade. Este experto cree que Oracle puede influir positivamente en el desarrollo de MySQL que es descargada más de 60.000 veces al día si inyecta fondos en el mismo como ha anunciado, pero no puede influir negativamente porque chocaría con la comunidad y los principios básicos del código abierto.