_
_
_
_
Motor

El socio de Magna planea llevar a General Motors a los tribunales

Magna comienza a reaccionar ante la decisión de GM de quedarse con Opel. El banco ruso Sberbank, su socio, asegura que estudia llevar a los tribunales al fabricante de coches, y la propia Magna reclama unos 100 millones por los costes incurridos.

El vicepresidente de Magna, Sigfried Wolf, desveló ayer que ha pedido a General Motors que reintegre el dinero gastado en el proceso para la adquisición de Opel. El ejecutivo subrayó que "de hecho, fue una gran cantidad de dinero, pues era un tema muy complejo de solucionar". Se estima que la cantidad podría situarse en torno a los 100 millones de euros. Wolf, eso sí, matizó que "la vida y el negocio sigue", tras la fallida operación.

El vicepresidente del banco ruso Sberbank, German Gref, también ha sugerido la posibilidad de iniciar acciones legales por la cancelación de la venta de Opel. "Negociamos con GM y esperamos que la disputa se resuelva por una vía extrajudicial aunque, de ser necesario, defenderemos nuestra posición en los tribunales", precisó el directivo.

La compañía se ha pasado el último medio año viajando por toda Europa para negociar con gobiernos y comités de empresa las reestructuraciones necesarias, así como pagando los honorarios de diversos expertos que le han ayudad a redactar su plan industrial.

La canciller alemana Angela Merkel reiteró ayer sus críticas a GM, el mismo día en el que su consejero delegado, Fritz Henderson, se reunía en Rüsselsheim con la dirección y los sindicatos de Opel.

En su primera declaración de gobierno de la nueva legislatura, Merkel afirmó que GM deberá pagar con su propio dinero el coste principal del saneamiento del fabricante. El gobierno alemán otorgó a Opel un crédito de 1.500 millones para evitar la quiebra, de los que se usaron 700 millones. El jefe financiero de GM Europa, Enrico Digirolamo, anunció ayer a través de una nota que la empresa realizó un pago de 200 millones, con lo que quedan por devolver 600 millones.

Sanear Opel costará 5.700 millones

General Motors necesitará unos 5.700 millones de euros (8.500 millones de dólares) para el sanear su filial Adam Opel, según los cálculos publicados ayer por la agencia de calificación de riesgos Moody's en su análisis semanal. De ser cierta, esta cantidad superaría notablemente los 3.000 millones que había barajado la casa matriz la semana pasada. Moody's señala en su análisis que estas necesidades de capital volverán a poner "bajo presión" la liquidez de la multinacional. La agencia afirma, además, que GM necesitará ayudas estatales para sanear Opel y mantener su control.El presidente de Operaciones Internacionales de GM, Nick Reilly, por otra parte, ha asumido la dirección de Opel/Vauxhall en Europa mientras el fabricante sigue buscando fuera de la empresa un nuevo consejero delegado, según un comunicado de GM.La semana pasada, la compañía informó que el máximo directivo de Opel Europa, Carl-Peter Forster, abandonaba su puesto después de que el consejo de administración del gigante estadounidense decidiese, sin informarle, cancelar la venta a Magna.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_