Récord de pedidos anticipados

'Call of Duty: Modern Warfare 2' busca hacer historia

Call of Duty: Modern Warfare 2, la segunda entrega del popular videojuego de Activision, se puso hoy a la venta con largas colas de espera en las tiendas de algunas ciudades estadounidenses y la ambición de convertirse en el más vendido de la historia.

Los analistas esperan que la segunda entrega de este juego de guerra venda en torno a 12 millones de copias antes de finales de año y opinan que podría convertirse en uno de los regalos favoritos para los aficionados a la consola estas Navidades.

Call of Duty: Modern Warfare 2 ha roto ya algunos récords: varias cadenas de tiendas especializadas de EEUU como GameStop y Game Crazy aseguran que ningún otro título hasta la fecha había registrado tantos pedidos anticipados.

Las críticas de los que ya han podido probarlo son muy favorables y, aunque los analistas coinciden en que no es un videojuego revolucionario, le han otorgado las máximas calificaciones por su perfección técnica.

Pero, pese a la popularidad que alcanzó la primera versión y la expectación que ha generado la segunda, Call of Duty: Modern Warfare 2 no tendrá fácil convertirse en el número uno.

El récord de ventas hasta el momento lo tiene Grand Theft Auto IV, que facturó 310 millones de dólares sólo el primer día y 500 millones en la primera semana, por encima de algunos de los libros y las películas de la saga Harry Potter.

Call of Duty: Modern Warfare 2 llega además en un todavía mal momento económico que ha afectado a una industria, la del videojuego, que mueve más de 50.000 millones de dólares anuales en todo el mundo.

Las ventas de videojuegos en EEUU han caído este año un 13%, según estimaciones de la consultora NPD.

La primera entrega de Call of Duty distribuyó en 2007 la nada despreciable cifra de 2,3 millones de unidades durante el primer mes y hay que tener en cuenta que el número de personas que tiene una consola es hoy mayor.

Call of Duty: Modern Warfare 2 está disponible para Xbox 360, PS3 y PC, y cuesta 60 dólares en EEUU, donde se pondrá también a la venta una versión de 150 dólares que incluye unas gafas de visión nocturna similares a las usadas por los soldados.

En algunas grandes ciudades de EEUU las colas frente a las tiendas que proyectaban poner el juego a la venta a medianoche empezaron a formarse en la tarde de ayer, lunes.

En San Francisco, una decena de personas, principalmente hombres jóvenes, estaban ya frente a la puerta de uno de los establecimientos de la cadena Best Buy hacia las 10 de la noche de ayer esperando pacientemente a que se empezara a vender el juego.

Call of Duty: Modern Warfare 2 llega también con cierta controversia por su carácter violento y en el Reino Unido varios miembros del Parlamento pidieron su prohibición.

Algunas escenas filtradas en Internet el mes pasados mostraban que los jugadores pueden abrir fuego contra civiles inocentes en ciertos niveles del juego e Infinity Ward, la firma creadora del juego, se vio obligada a retirar de YouTube un vídeo de promoción considerado ofensivo por la comunidad homosexual.

Activision, la firma californiana productora de Call of Duty: Modern Warfare 2, espera que el juego suponga una buena parte de sus ingresos del cuarto trimestre. Los títulos de la compañía han ganado un 30% en el Nasdaq neoyorquino durante este año, pero hacia las 18.45 horas GMT de hoy caían un 0,7%, hasta los 11,4 dólares.