Relaciones con la Iglesia

El empresariado español, con Rouco Varela

El poder de convocatoria del cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ha quedado hoy patente en el hotel de cinco estrellas Villa Magna de Madrid. Los presidentes de las mayores compañías españolas se han reunido esta mañana en el hotel con Rouco Varela para promover la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), que se celebrará en Madrid en 2011 y congregará a dos millones de jóvenes en torno al Papa Benedicto XVI.

Rouco Varela con los empresarios
Rouco Varela con los empresarios

La reunión fue convocada por iniciativa del presidente del Banco Santander, Emilio Botín y por el presidente de Telefónica, César Alierta, ambos patronos fundadores de la Fundación Madrid Vivo. "Tanto Alierta como Botín manifestaron su deseo de compartir con las principales empresas cotizadas de España su idea de que la Jornada Mundial de la Juventud merece ser apoyada por lo que significará para la imagen exterior de nuestro país y por la enorme promoción de valores entre la propia juventud española", informó en un comunicado la Fundación Madrid Vivo.

Acompañaron a Botín y a Alierta, entre otros, Iñigo de Oriol, Presidente de Honor de Iberdrola y de la Fundación Madrid Vivo, el abogado Javier Cremades, Secretario General de la Fundación, Borja Prado, Presidente de Endesa, Antonio Vázquez Romero, Presidente de Iberia, Pedro Guerrero, Presidente de Bankinter, Baldomero Falcones, Presidente de FCC, Jorge Calvet, Presidente de Gamesa, Antonio Zoido Martínez, Presidente de Bolsas y Mercados Españoles, José García Cantera, Consejero Delegado de Banesto, Luis del Rivero, Presidente de Sacyr, Juan Miguel Villar Mir, Presidente de OHL, F. Vallejo, Presidente del Banco Urquijo, José Lladó, Presidente de Técnicas Reunidas, Alejandro Echevarría, Presidente de Telecinco, Arturo Fernández, Presidente de CEIM.

La Fundación Madrid Vivo, presidida por el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, fue constituida el pasado mes de marzo y nace con el objetivo de contribuir a que Madrid, sede de la próxima Jornada Mundial de la Juventud 2011, sea cada vez más "la ciudad de los valores".