Resultados empresariales

Enel reduce un 2% su beneficio a septiembre y emitirá bonos por hasta 4.000 millones

El grupo energético italiano Enel obtuvo un beneficio neto de 4.711 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que representa una caída del 2,1% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, informó hoy el accionista mayoritario de Endesa.

Junto a la aprobación de los resultados, el consejo de administración de la eléctrica transalpina acordó realizar antes del 31 de diciembre de 2010 una o más emisiones de bonos, a colocar en el mercado minorista y residualmente entre inversores institucionales, por un importe máximo de 4.000 millones de euros.

Durante la presentación de los resultados semestrales, Enel ya adelantó que preparaba una emisión de bonos que podría alcanzar los 10.000 millones de euros y que tendría como objeto aprovechar "las oportunidades en los mercados extranjeros regulados o en las colocaciones privadas por inversores institucionales".

Los ingresos del grupo italiano entre los meses de enero y septiembre ascendieron a 45.687 millones de euros, un 0,8% más con respecto a los nueve primeros meses de 2008.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) fue de 12.486 millones de euros hasta el pasado 30 de septiembre, con un incremento del 11,2%, mientras que el resultado operativo (Ebit) se situó 8.823 millones de euros, un 12,6% más.

La deuda neta de Enel, con la compra de Endesa consolidada, ascendía a 54.071 millones de euros a cierre de septiembre, un 8,2% más que los 49.967 millones de euros en los que estaba situada a finales de 2008.

El consejero delegado de la eléctrica italiana, Fulvio Conti, destacó que los resultados confirman "la solidez del grupo, a pesar de una reducción general de la demanda de energía", y subrayó que el plan de reducción de la deuda continúa, con la disminución de 1.700 millones de euros de la deuda neta consolidada a finales de septiembre, en comparación con el pico alcanzado en junio pasado.

Así, el primer ejecutivo de Enel confirmó el objetivo de reducir la deuda del grupo hasta los 45.000 millones de euros a finales de 2010, especialmente cuando se cierre la venta de la red de alta tensión de Endesa y una vez que se haya devuelto el déficit de tarifa a la eléctrica española.