Operación inmobiliaria

Banesto pone a la venta 24 sucursales situadas en capitales de provincia

Banesto se suma a la moda de vender oficinas para reocuparlas en régimen de alquiler. La entidad que preside Ana Patricia Botín ha decidido desprenderse de 24 de sus 1.784 locales. Los establecimientos en cuestión son amplios y están ubicados en las principales calles de varias capitales de provincia.

El grupo fianciero podría ingresar más de 100 millones de euros, según fuentes del mercado. Los potenciales compradores de los locales serán particulares con un amplio patrimonio que desean una inversión estable. Mientras que para el banco los ingresos extra le permitirán reforzar su balance.

Banesto confirmó ayer que ha otorgado el mandato de operación a la consultora inmobiliaria Aguirre Newman. También aclaró que espera cerrarla antes de que finalice el ejercicio. En cambio, fuentes oficiales del banco rehusaron especificar si se desprenderán de más oficinas.

Tendencia de mercado

La venta de locales y su posterior alquiler por parte del propietario inicial (sale and lease back, en inglés) se ha convertido en una transacción habitual entre las entidades financieras del país.

El pionero fue Santander, que en 2008 dividió en cinco lotes sus propiedades (oficinas, ciudad financiera y otros edificios). Desde entonces, le han emulado grupos como BBVA, Popular, Sabadell, Pastor, Caja Madrid, Caixa Catalunya y Caixa Galicia. Sus inmuebles han ido a parar a las manos de inversores institucionales como fondos de inversión en unos casos. En otros, los compradores han sido particulares.