Reordenación de las cajas de ahorro

Ordóñez escoge a Cajastur para rescatar a CCM por su plan de fusión

El Banco de España ha elegido a Cajastur para culminar el rescate de Caja Castilla La Mancha (CCM). Su plan de integración es "el que mejor cumple los criterios de solidez y racionalidad económica" y, además, "no supone un coste para el erario público", según el supervisor. La fusión, que podría ser la primera unión interregional de la historia, se realizaría a través de la filial de la caja asturiana Banco Liberta.

Siete meses después de que el Banco de España acordase la intervención de CCM -el primer rescate de una caja en la historia-, el supervisor decidió ayer cuál es el mejor proyecto de futuro para la entidad.

Tras destituir al consejo, auditar a fondo sus cuentas y contratar a UBS para buscar cajas interesadas en integrarse con ella, el organismo dirigido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha optado por Cajastur como la mejor alternativa para reflotar CCM.

La comisión ejecutiva del Banco de España dio ayer luz verde a la propuesta de Cajastur ya que su plan de integración "es el que mejor cumple los criterios de solidez y racionalidad económica y financiera", explicó en una nota informativa, donde añadía que el proyecto "no supone un coste para el erario público". La fórmula propuesta por la caja asturiana contempla la utilización de Banco Liberta. CCM cederá a esta filial de Cajastur "el conjunto de activos y pasivos que integran el negocio bancario", a cambio de retener una participación del 25%.

Con esta estructura se preservaría "la independencia e identidad" de CCM, sus órganos de gobierno y su enraizamiento en su comunidad de origen, según Cajastur. Banco Liberta tendría su sede en Castilla La Mancha.

La entidad presidida por Manuel Menéndez se ha impuesto a la oferta presentada por BBK, pese a contar con una dimensión significativamente menor que la caja castellanomanchega. Pese a ello es una de las que cuenta con una morosidad más baja, del 2,88% y mejor ratio de eficiencia, del 32,82%.

También La Caixa y Ibercaja tuvieron acceso al cuaderno de venta de CCM, pero desistieron de pujar por la entidad. Fuentes de esta última explican que la dirección de la caja aragonesa está convencida de que el próximo ejercicio surgirán nuevas oportunidades de crecimiento inorgánico.

La propuesta de BBK también contemplaba el uso de una filial que acogería los activos y pasivos de CCM .

El proyecto de Cajastur contempla la renovación de la ayuda prestada por el Fondo de Garantía de Depósitos de Cajas de Ahorros (FGD), cuando el Banco de España decretó la intervención de la caja. La comisión gestora del Fondo también ha dado vía libre al proyecto. Aportará 1.300 millones, 400 millones en preferentes y el resto en cuotas participativas que emitirá CCM. De concretarse la operación, la caja castellanomanchega sería la segunda, tras Caja Mediterráneo, que utiliza ese instrumento para reforzar su capital.

Futuro de la entidad

El diseño jurídico de la integración, denominada por Cajastur como "integración parcial", establece que CCM retenga el control de su obra social, de su cartera industrial (en la que está, entre otras participaciones, el aeropuerto de Ciudad Real), así como el 25% de Banco Liberta.

El banco de inversión Goldman Sachs y el despacho de abogados Freshfield han asesorado a la entidad asturiana a diseñar la operación.

El solapamiento entre ambas redes comerciales es prácticamente inexistente.

Aunque el aval del Banco de España representa un importante espaldarazo para la integración de CCM y Cajastur, la operación está sujeta aún a diversas autorizaciones. Las asambleas de ambas entidades deben ratificar la iniciativa con mayorías de dos tercios, y los Gobiernos del Principado de Asturias y de Castilla-La Mancha deben dar su visto bueno.

A las pocas horas de conocerse la aprobación del supervisor, el presidente de esta última comunidad, José María Barreda, aseguró que la oferta es un "muy buen proyecto" que cumple todos los requisitos planteados por su Ejecutivo y que supone "de una vez y para siempre el fin de todas las incertidumbres".

La decisión del Banco de España de adjudicar a Cajastur CCM se ha producido antes de lo previsto por el sector. El viernes pasado finalizó el plazo para presentar las ofertas definitivas, e inicialmente estaba previsto que la decisión se adoptase alrededor del 15 de noviembre, ampliable hasta el día 20 si al final los proyectos no cumplían con los requisitos que buscaba el supervisor. Pero todo se ha acelerado. La oferta de la entidad asturiana ha convencido a Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que quiere tener prácticamente reordenado el mapa financiero español antes de primavera del próximo año, explican fuentes de las cajas.

La solución, como la de Unicaja con otra firma en problemas, Cajasur, no supone ningún coste para el contribuyente ni para la economía, algo que para el Banco de España es primordial. A ello se añade que Cajastur, de origen uniprovincial tenía muy complicado ganar dimensión fuera de Asturias con otra caja, y esta operación les permite "crear una institución más fuerte", según aseguran todas las fuentes consultadas otro de los argumentos que el supervisor tiene en cuenta en la nueva reordenación del mapa bancario español.

La ministra de Economía, Elena Salgado, aseguró que con esta operación "todos salen ganando". CC OO muestra cautela hasta conocer detalles, mientras que UGT apoya el proyecto y pide mantener el empleo.

El grupo ocuparía el octavo puesto

La fusión de Cajastur y Caja Castilla La Mancha (CCM) daría lugar a la séptima caja de ahorros por volumen de depósitos de clientes, según datos de la CECA, a 31 junio. La entidad resultante se convertiría en la octava del sector por volumen de créditos a la clientela y de activos, con un total de 42.481 millones de euros. La red comercial conjunta sería de 954 sucursales, la séptima mayor entre las cajas, al sumar las 596 oficinas de CCM y las 358 de Cajastur, entidad que cuenta con uno de los core capital o capital básico del 12%.

Un proyecto aparcado y ahora desempolvado

Cajastur y su presidente, Manuel Menéndez, desempolvan un viejo proyecto, Banco Liberta. Esta entidad fue adquirida por la institución asturiana a finales de la década de los 90, años en los que estaba de moda la compra de bancos por las cajas. La ficha bancaria, denominada inicialmente Banco del Noroeste, perteneció a la extinta Rumasa, y más tarde a Santander Central Hispano, a quien se lo adquirió Cajastur. Su proyecto era crear un banco de agentes con sede en Madrid, destinado sobre todo a clientes de clase media alta y con sucursales en toda España. En ello invirtió más de 30 millones de euros. Pero el Banco de España, encabezado por Jaime Caruana, puso fin a estas aspiraciones, lo mismo que los auditores de la caja. El supervisor impidió desde el primer momento esta operación, que ahora Cajastur recupera, pero para otros fines, el rescate de otra caja.