Bolsa de Nueva York

La Fed reduce el optimismo inicial de Wall Street

La Fed ha cumplido con el guión previsto y ha manteniendo las tasas en mínimos históricos. Además ha subrayado que seguirán así durante "un largo periodo de tiempo". El mercado ha respondido con leves bajadas al principio, que se han acentuado al cierre. El Dow Jones se anotó un 0,31%.

Todos los analistas permanecían alerta ante la reunión más esperada y destacable de las últimas sesiones: la rueda de prensa de Bernanke y la decisión sobre los tipos que ha adoptado hoy la Fed.

Tanto los inversores como los principales mercados mundiales no apostaban por cambios en los tipos de interés, invariables entre el 0% y el 0,25%, tal y como así ha sido finalmente.

De este modo la sesión ha cerrado con signo mixto, el Dow Jones ha mantenido los 9.800 puntos tras anotarse una subida del 0,31%, el S&P500 ha cerrado con un alza del 0,10% hasta los 1.046 puntos, y finalmente el tecnológico Nasdaq ha acabado la sesión con pérdidas del 0,09%, y 2.055 unidades.

Si bien en el entorno de la Fed se insistía en que las tasas seguirían bajas, la apuesta de algunos países de subir sus tipos, como Australia, Israel o Noruega, tenían en vilo a los inversores.

La expectación crecía ante el análisis del banco central sobre la evolución de la economía, y los indicios y pistas de Bernanke respecto a la paulatina retirada de algunas de las medidas extraordinarias de estímulo adoptadas.

Y las previsiones efectivamente se cumplieron. La penúltima reunión ordinaria de la Fed antes de que acabe el año trajo consigo escasas sorpresas respecto a la política monetaria y la institución presidida por Ben Bernanke ha optado por mantener los tipos de interés en una horquilla de entre el 0% y el 0,25%. Además, la institución ha anunciado que rebajará hasta 175 billones de dólares el capital invertido en adquirir deuda hipotecaria, una cifra inferior a la prevista.

La Fed señaló después de mantener los tipos de interés en el 0% que comprará un total de 1,25 billones de dólares en deuda respaldada por hipotecas y redujo en 25.000 millones de dólares, hasta 175.000 millones el monto de deuda de agencia de 200.000 millones de dólares que adquirirá en el marco de un programa para proporcionar apoyo al préstamo hipotecario y al mercado crediticio en general.

Según explicó la cifra se revisó a la baja "en consistencia con el reciente ritmo de compra y reflejando la disponibilidad limitada de la deuda de agencia". En cualquier caso, advierte de que reducirá "gradualmente" el ritmo de estas compras de deuda y anticipa que estas transacciones serán ejecutadas a finales del primer trimestre de 2010.

En cuanto a la evolución de los precios, la inflación estadounidense aumentó un 0,2% durante el mes de septiembre en términos mensuales, pero acumuló un descenso interanual del 1,3%. De esta forma se alejan cada vez más los temores de deflación, que organismos como el FMI en un informe publicado ayer sobre el estado de las finanzas públicas de los países incluidos en el G-20, reclamaba que se atajase lo antes posible. El organismo advirtió que la deuda pública en los países avanzados alcanzará el 118% del producto interior bruto dentro de cinco años, "incluso asumiendo algún ajuste discrecional en 2010".

Así, para lograr retornar en 2030 al 60%, el nivel medio antes de la crisis, dice que hará falta que el balance fiscal primario mejore en ocho puntos porcentuales respecto a 2010. Para lograrlo, el Fondo reclama contención del gasto y aumento de ingresos, aunque sólo cuando se asiente la recuperación.

Por otro lado, y sin salir de los datos macroeconómicos, las cifras de empleo en el sector privado en octubre, que elabora mensualmente la ADP, se saldaron con 203.000 parados más, -peor de lo previsto por los analistas, que permanecen a la espera de los datos oficiales de desempleo que se conocerán el viernes-, sin embargo, supone el mejor dato desde julio de 2008.

Asimismo, destacar la caída de la actividad en el sector servicios estadounidense. El ISM no manufacturero de Estados Unidos se situó en octubre en 50,6 puntos, por debajo de los 51,5 que esperaba el consenso de los analistas. El indicador estuvo también por debajo del 50,9 registrado el mes anterior.

Sin embargo este dato fue acogido con moderado optimismo, pues supone un crecimiento por segundo mes consecutivo, después de once meses de contracciones, y permanece por encima de los 50 puntos, que separan la contracción del crecimiento en la actividad.

Resultados empresariales

Respecto a los resultados empresariales, el grupo farmacéutico Merck aumentó su previsión de beneficios para el cómputo global del año y aseguró que los mantendrá cercanos al 10% hasta 2013, con lo que protagonizó la mayor subida de la jornada, un 6,42%.

También a compaña a Merck en las subidas Walt Disney. El grupo de entretenimiento se anotó un 1,48% después de cerrar el acuerdo con el gobierno chino para poder construir un parque de atracciones Disneyland en Shanghai.

También destacaban los ascensos de Microsoft (1,81%), McDonald's (1,77%), Cisco (1,53%), Intel (1,25%), Pfizer (1,20%) o Boeing (0,82%).

Kraft Foods, el segundo mayor grupo alimentario del mundo, ha sido el valor que registró mayores pérdidas, al bajar sus acciones un 3,16%, después de que el martes informara de que su beneficio en el tercer trimestre del año cayó un 39,5%.

Junto a Kraft, el frenazo final en la subida del Dow Jones estuvo motivado por el peso de los valores financieros, como Bank of America (-0,68%) y JPMorgan (-1,15%); los industriales (-1%), General Electric (-0,91%) y Dupont (-1,11%); y los energéticos, como Chevron (-0,55%) y Exxon (-0,61%). El peso de los mismos arrastró al indicador que cerró lejos de máximos intradía.