Crisis en el PP

De Cospedal subraya la "tremenda unidad" del PP

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, resumió hoy la reunión de tres horas y media del Comité Ejecutivo Nacional de su partido en una advertencia de su presidente, Mariano Rajoy, de que "no habrá próxima vez".

María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP
María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP

En rueda de prensa, De Cospedal subrayó además que hubo una "tremenda unidad" de toda la dirección del PP en torno a este mensaje y que así lo señalaron "prácticamente todos" los 26 dirigentes del PP que tomaron la palabra durante la reunión.

De Cospedal puntualizó que Rajoy y todo el partido han considerado "inadmisible" que se hagan "declaraciones públicas sobre asuntos internos del partido o críticas a compañeros", que se "presione públicamente" a sus órganos y que se "incumplan las obligaciones de los Estatutos", pero no precisó qué medidas prevé tomar Rajoy para impedirlo.

En rueda de prensa, la 'número dos' se declaró "muy satisfecha" del resultado de esta reunión con la que 'Génova' ha querido cerrar los conflictos abiertos en el PP de Madrid y el de Valencia.

Destacó así que "la práctica totalidad" de los intervinientes en el Comité recalcaron "la necesidad de un punto y final", que no vuelvan a producirse episodios similares y que España, y en especial tras el nuevo aumento del paro conocido hoy, necesita que el PP "sea alternativa" de Gobierno. Hay un "deseo del PP de toda España", enfatizó, "de que no haya una próxima vez".

De Cospedal no dio detalles de las intervenciones que hubo en el Comité, pero sí aseguró que el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, que la semana pasada calificó como "de vómito" la actuación del PP de Madrid sobre Caja Madrid, manifestó que "entendía que su actuación no había sido la correcta y que se sometía al Comité Nacional de Derechos y Garantías". Este comité estudiará su caso mañana.

Además, la 'número dos' no quiso interpretar "los gestos" de nadie, ni la ausencia de la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre. Así, dio por buena su explicación de que, como en el Comité se iba a hablar de las palabras de Cobo, se haría "con más libertad" si ella no estaba presente. "Entiendo que esa tiene que ser la interpretación de su ausencia y yo no voy a interpretar nada más", se limitó a decir.

En todo caso, dejó claro que no comparte su "apreciación" de que se esté tratando por igual a Cobo, "el agresor" en palabras de Aguirre, y a ella, que es "la víctima". Eso sí, De Cospedal se mostró cauta y afirmó que sólo conocía sus palabras por teletipos y que no había hablado con ella. "Yo no compartiría esa apreciación", afirmó.

Además, subrayó que ella no dirá al Comité Nacional de Derechos y Garantías como tiene que actuar sobre Cobo, porque este órgano "es independiente" y cumplirá con su función. Dicho esto, reiteró no obstante la advertencia de que Rajoy consideró "inadmisible" tanto las "críticas a compañeros" y el airear cuestiones internas como que se "presione" a los órganos del partido.

La secretaria general confirmó que el Comité Nacional de Derechos y Garantías se estaba reuniendo en ese momento, pero aseguró que era para tratar "otros muchos asuntos" que "casi siempre" quedan pendientes tras una reunión del Comité Ejecutivo Nacional.

Aseguró además que en la reunión no se habló de Rodrigo Rato como candidato a presidir Caja Madrid, -aunque este asunto ha sido el eje del enfrentamiento de Génova con el PP madrileño y en el seno de éste-, ni de ningún candidato para presidir una caja de ahorros.

Por otro lado, De Cospedal dio el respaldo de la dirección nacional del PP a los cambios orgánicos aprobados ayer por el PPCV tras la destitución de su hasta ahora secretario general, Ricardo Costa. La dirigente quiso subrayar que la nueva dirección fue nombrada por "amplísima mayoría" del Comité Ejecutivo Regional y que esa mayoría está "totalmente respaldada" por Génova.

Y en esa línea, declinó comentar las informaciones que apuntaban a un malestar de Rajoy con Camps, supuestamente expresado en alguna conversación, argumentando que el PP no dio cuenta de nada en ese sentido y que las informaciones de los medios, por los que expresó "respeto", "muchas veces no obedecen a la realidad".