Opción de compra

Iberdrola y sus socios compran un emplazamiento nuclear en Reino Unido 77 millones de euros

El consorcio integrado por Iberdrola, GDF Suez y Scottish and Southern Energy (SSE) se ha hecho con una opción para comprar por 70 millones de libras (unos 77 millones de euros) un emplazamiento nuclear en el Reino Unido, ubicado en Sellafield (Cumbria), al norte del país.

Ignacio Galán, presidente ejecutivo de Iberdrola.
Ignacio Galán, presidente ejecutivo de Iberdrola.

Con esta adjudicación, concedida por la Nuclear Decommissioning Authority (NDA), la eléctrica española y sus socios dan el primer paso para participar en el programa nuclear británico, motivo por el que se unieron a principios de año.

El consorcio dispone ahora de cinco años para ejecutar la opción y estudiar la viabilidad "técnica y económica del proyecto", en el que quieren levantar una central con una capacidad de 3.600 megavatios, potencia que supera a toda la nuclear que Iberdrola tiene en España.

Para pagar el emplazamiento, el consorcio deberá desembolsar "de forma inmediata" 19,5 millones de libras, en tanto que el resto se abonará durante los próximos años, informaron hoy las empresas en un comunicado.

IBERDROLA 10,41 0,14%

A finales de abril, Iberdrola y sus socios GDF Suez y Scottish and Southern Energy (SSE) decidieron retirarse de la subasta organizada para adjudicar tres nuevos emplazamientos nucleares en el Reino Unido por criterios "técnicos, económicos y financieros", aunque mantuvieron su interés en el programa.

Tras la adjudicación, el consorcio deberá preparar un plan detallado para instalar una central en Cumbria, que será sometido a la consideración de las autoridades competentes con el objetivo de iniciar la construcción en 2015.

También llevarán a cabo una planificación para maximizar la participación en el proyecto de empresas suministradoras y empleados de Reino Unido.

Iberdrola y GDF Suez participan en el consorcio con un 37,5% cada una, mientas que SEE cuenta con el 25% restante.

El objetivo de las tres eléctricas es llevar a cabo una gestión "profesional y entablar una relación fructífera a largo plazo con las comunidades locales".

Asimismo, confían en contribuir a la consolidación de Cumbria como un polo energético a través del desarrollo de nuevos reactores en la región, "dado que esta zona constituye uno de los mejores emplazamientos posibles por su tradición nuclear".

En la carrera por entrar en el programa nuclear británico también participan el consorcio integrado por las eléctricas alemanas E.On y RWE, que se ha hecho con dos emplazamientos por 75 y 230 millones de libras; y la francesa EDF, que se adjudicó otro por 160 millones.

Fuentes de la eléctrica española, explicaron que en Cumbria se han asegurado un emplazamiento "con un potencial de desarrollo significativo y fuerte apoyo local a un precio muy atractivo".

Apuntaron que, en principio, el emplazamiento cuenta con unas características adecuadas.

Para Iberdrola, entrar en el desarrollo nuclear británico le permite sentar "uno de los pilares de su crecimiento para la próxima década", junto a las centrales hidráulicas y las energías renovables, añadieron.

En España, la eléctrica, que defiende la energía nuclear para garantizar el suministro y reducir la contaminación ambiental, participa en seis centrales (Cofrentes, Almaraz, Garoña, Trillo I, Vandellós II y Ascó II) que suman 3.343 megavatios.

La central de Garoña deberá cerrar en 2013 por decisión del Gobierno.

Iberdrola, que posee el 50 por ciento de la central, considera que prescindir de las centrales españolas a los 40 años de funcionamiento provocaría la pérdida de unos 200 millones de inversión al año.