Encuesta de Población Activa

La crisis impulsa a 450.000 amas de casa a buscar trabajo

Desde que la economía española empezó a destruir masivamente empleo a la vuelta de verano de 2008, casi 300.000 mujeres que eran amas de casa se han puesto a buscar trabajo. La cifra aumenta a 447.000 desde el comienzo de la crisis a finales de 2007. En el lado contrario, 81.700 hombres abandonaron la actividad para hacer las labores domésticas y compensar las fuerzas en el hogar.

La mayoría de los análisis de la última Encuesta de Población Activa (EPA) han destacado el dato de las 89.000 personas que, inducidas por el desánimo han dejado de considerarse activas, o lo que es lo mismo, ya no están en disposición de trabajar.

En esta encuesta hay, además, otro dato que refrenda esta misma tesis y es el aumento del colectivo de personas que directamente, por distintos motivos, declara no tener un empleo ni estar buscándolo. Son los denominados inactivos, que en el tercer trimestre aumentaron en 99.400 personas hasta sumar 15,4millones en toda España.

No obstante, en este apartado hay un colectivo que, al contrario que el resto, se ha visto impulsado por la crisis a abandonar su inactividad y buscar un empleo. Se trata de las amas de casa. Esta últimas sumaban 4.570.700 en el tercer trimestre de 2008, para reducirse a 4.275.000 en el mismo periodo de 2009. En concreto, 295.700 mujeres que declararon haber puesto en suspenso su condición de amas de casa para buscar un empleo. Estas llegan a 447.000 si se toman los datos desde finales de 2007.

El grupo mayor de mujeres que tomaron esta decisión se concentra en las que tienen entre 40 y 54 años (112.400), mientras que el grueso restante se reparte entre las más jóvenes de entre 25 y39años (87.800) y las de más de 55 años (85.900). Si bien, el desánimo que ha empezado a cundir entre la población ante el constante empeoramiento del mercado laboral también afectó a este colectivo de mujeres. Así, en el tercer trimestre de 2009, y por primera vez desde mediados del pasado año, el número de mujeres fuera de la actividad por dedicarse a las labores del hogar invirtió su tendencia y volvió a crecer: 62.300 más recuperaron su situación de inactivas para volver a ser amas de casa.

Pero la crisis ha operado de forma diametralmente opuesta con los hombres. Así, desde el tercer trimestre de 2008, el número de trabajadores masculinos que pasó a ser inactivo para realizar las labores del hogar se ha incrementado en 81.700 personas. De esta forma, España cuenta con un total de 373.700 hombres que no trabajan ni buscan un empleo por dedicarse a las tareas del hogar.

En líneas generales, las cifras de actividad muestran también el intento de las mujeres que hasta ahora eran inactivas en incorporase al mercado para tratar de paliar el efecto de la crisis en sus hogares. De hecho, el desánimo antes citado ha provocado que en el último año el número de activos haya disminuido entre los colectivos de ambos sexos y todas las edades salvo en uno: las mujeres de entre 25 y 54 años.

Este grupo contaba en el tercer trimestre del año con 248.500 activas más que en el mismo periodo de 2008. Este fuerte incremento de activas fue suficiente para compensar los recortes del resto de los colectivos.

También los jubilados abandonan su inactividad

No sólo las mujeres en general y las amas de casa, en particular, se han lanzado a buscar trabajo en el último año, también lo ha hecho un colectivo de jubilados y pensionistas. En concreto aquellos que tienen entre 40 y 54 años y que se jubilaron prematuramente. Así, cuando comenzó la sangría del mercado laboral, tras el verano de 2008, había en España 226.300 trabajadores del grupo de edades citado anteriormente que declaraban ser jubilados o pensionistas, mientras que en el tercer trimestre de 2009 este grupo se redujo a 204.900. Es decir, el azote final de la crisis ha hecho que 21.400 pensionistas de entre 40 y 54 años dejaron de ser inactivos para buscar trabajo. Por el contrario, el número de jubilados inactivos del resto de las edades se incrementó en el último año. Sobre todo de aquellos que ya han cumplido los 55 años. La pérdida del empleo a esta edad unido a las pocas probabilidades de encontrar un nuevo trabajo ha propiciado el aumento de los inactivos jubilados de estas edades de 150.000 en el último año.

Finalmente, los estudiantes (menores de 24 años) son el otro colectivo de personas inactivas que más ha crecido de forma natural al amparo de la crisis: quienes antes abandonaban su formación para ponerse a trabajar, ahora no lo hacen. En el último año casi 139.000 personas se encontraron en este caso, 210.000 desde el tercer trimestre de 2007.

A la hora de apuntar la causa por la cual no buscan empleo, el grupo más numeroso de inactivos es el que no precisa el motivo (cuatro millones), seguido de los que responden que es por estar jubilado. Sin embargo, como era de esperar, entre las respuestas que más han crecido porcentualmente está "porque creo que no voy a encontrar empleo".

En esa situación se encontraban en el tercer trimestre del año 409.600 inactivos, mientras que doce meses esta respuesta la daban 271.000 personas.