Resultados empresariales

Caja Madrid cree que 2010 va a ser el año más complicado de la crisis

Caja Madrid estimó hoy que 2010 va a ser "el año más complicado con diferencia" desde el inicio de la crisis para el sector financiero, porque se va a vivir el punto más bajo del ciclo, con tipos de interés bajos y baja actividad, una tasa elevada de paro y con dificultades para las empresas.

A su juicio, el año 2011 será mejor, pero el ejercicio 2010 va a ser "tremendamente complejo", por lo que señaló que jugar a ser "cortoplacista" es un error y que las entidades que no hagan los deberes pueden tener dificultades.

En este contexto, la caja vaticinó que el crédito del sector podría cerrar 2009 en tasas negativas, aunque Caja Madrid sigue registrando incrementos en esta actividad.

La morosidad de la caja se situará al cierre del ejercicio más cerca del 5% que del 7%, aunque la tasa de impago en general continuará aumentando por el empeoramiento de la economía el año próximo, por lo que "hay que ser prudente".

Por otro lado, negó que ninguna entidad esté ocultando pérdidas, como apunta un informe de Moody's, y subrayó que los bancos y cajas de ahorros pasan estrictos controles del Banco de España.

El proceso electoral no afecta al negocio

Por otro lado, La batalla política que se libra por la sucesión de Miguel Blesa en la presidencia de Caja Madrid no afecta en absoluto al negocio, ni preocupa a la plantilla ni a los clientes de la entidad, dijeron hoy fuentes de la caja. En rueda de prensa para presentar los resultados, las fuentes admitieron que "por ley de vida algún día habrá un nuevo presidente", aunque rechazaron hacer más comentarios.

Asimismo, aseguraron que la función del Consejo de Administración de la caja es trabajar en función del momento del ciclo económico que les ha tocado vivir y con independencia "del devenir de los órganos de Gobierno", al tiempo que dejaban claro que en la caja "no sabemos trabajar en el corto plazo".

Caja Madrid gana un 45% menos hasta septiembre

Caja Madrid obtuvo un beneficio neto atribuido de 622,3 millones de euros entre enero y septiembre de 2009, lo que implica un retroceso interanual del 44,8 por ciento, ya que optó de nuevo por destinar parte de sus ganancias a engordar su dotación a provisiones.

Según informó hoy la entidad, estas provisiones voluntarias -que llegan a 359 millones en 2009 y se han incrementado en 114 millones en el último trimestre- ayudarán a afrontar la tasa de mora, que cerró septiembre en el 5,38% (3,57 puntos más que un año antes), si bien ha empezado a mejorar ligeramente en comparación con el trimestre anterior, ya que era del 5,55% a finales de junio.

Así, la caja destaca que el tercer trimestre "confirma el cambio de tendencia iniciado en febrero en la evolución de la morosidad", ya que "por primera vez desde el inicio de la crisis no sólo ha frenado su avance sino que ha disminuido su saldo global".

Además, ha mejorando la tasa de cobertura hasta el 43,2%, mientras que la tasa de cobertura con garantía hipotecaria se sitúa en el 110,5%.

De este modo, el incremento en el año del saldo de inversión crediticia dudosa se ha moderado hasta el 13,5% (imputable básicamente al primer trimestre), frente al aumento del 36,7% que ha registrado dicho saldo para el conjunto de cajas y bancos, valora la entidad.

La segunda caja española por activos tenía concedidos a sus clientes al cierre del tercer trimestre un total de 117.439 millones en créditos, un 2,1% más que un año antes, en tanto que los recursos de clientes en balance se situaban en 160.257 millones, el 4% más.

El crédito a clientes ha crecido 2.400 millones en un año, destacando el crédito a Empresas, segmento en el que se han formalizado 19.700 millones en préstamos, créditos y descuentos comerciales.

A pesar de su descenso en su beneficio neto atribuido hasta septiembre, su ganancia recurrente (sin extraordinarios) mejoró el 5,1% y llegó a 874 millones de euros.