Resultados trimestrales

Los grandes bancos de EE UU muestran cautela ante futuras pérdidas crediticias

Bank of America cerró hoy la primera oleada de resultados del tercer trimestre de los grandes bancos de Estados Unidos, que fueron menos espectaculares que en meses anteriores y reflejan su persistente inquietud por la evolución del crédito y del conjunto de la economía nacional.

Esa entidad, además de JPMorgan Chase y Citigroup, que presentaron sus cuentas esta semana, elevaron sus provisiones de fondos para hacer frente a créditos impagados o que prevén que serán difíciles de cobrar debido a la debilidad de la economía y al deterioro del mercado laboral.

El presidente y consejero delegado de Bank of America, Kenneth Lewis, manifestó hoy que los costes asociados a créditos siguen elevados "y ése es nuestro principal reto financiero en adelante".

Lewis se mostró esperanzado no obstante por algunos signos positivos en ese ámbito, incluido una estabilización de la morosidad en el área de tarjetas de crédito.

En esa división de negocio registró una pérdida neta de 1.036 millones de dólares el pasado trimestre, frente a un resultado negativo de 167 millones el año anterior.

La entidad anotó el pasado trimestre una provisión de 11.700 millones de dólares para hacer frente a préstamos impagados, 1.700 millones menos que el trimestre anterior, pero 5.300 millones más de lo que contabilizó en el mismo periodo de 2008.

Además añadió 2.100 millones a sus reservas para hacer frente a futuras pérdidas por créditos y otros préstamos de capital, con lo que ésta se elevan ya a 35.832 millones.

Citigroup, que como Bank of America recibió 45.000 millones de dólares de las arcas públicas para sobrevivir a la crisis, perdió 8.000 millones de dólares el pasado trimestre por créditos impagados y añadió 802 millones a sus reservas, tras añadir otros 3.900 millones en el segundo trimestre.

El deterioro del crédito y las obligaciones que ambas entidades tienen para con el Departamento del Tesoro, incluido el pago de dividendos por acciones preferentes, lastraron sus resultados del último trimestre.

Bank of America registró una pérdida de 2.241 millones de dólares, una vez contabilizado el pago de dividendos, en tanto que Citigroup anotó un resultado negativo de 3.242 millones.

Frente al caso de esas dos entidades, las cuentas de JPMorgan Chase y de Goldman Sachs, dos firmas que también recibieron fuertes inyecciones de capital pública pero que ya han devuelto, fueron sin embargo mucho más positivas y reforzaron la impresión de que son de las más sólidas de este país.

JPMorgan logró un beneficio neto de 3.588 millones de dólares en los últimos tres meses, casi siete veces más que en igual periodo del año anterior, debido en gran medida a las fuertes ganancias que consiguió en el área de banca de inversión.

Los espectaculares beneficios que presentó el miércoles contribuyeron a que la Bolsa de Nueva York registrase un fuerte alza ese día y el índice Dow Jones de Industriales superara la cota de 10.000 puntos por primera vez en un año.

Un día después, Goldman Sachs anunciaba que había logrado un beneficio de 3.028 millones de dólares en el trimestre pasado, casi cuatro veces más que hace un año, y en ambos casos superaron con creces las expectativas de los analistas.

Ambas entidades se mostraron no obstante cautelosas respecto de la evolución del negocio crediticio y de la economía, aunque perciben también algunos signos positivos.

El presidente y consejero delegado de JPMorgan, Jamie Dimon, manifestó al difundir los resultados que los costes de créditos siguen siendo elevados y que se espera que sigan así en el futuro previsible, por lo que añadían unos dos mil millones de dólares a sus reservas, que llegan a 31.500 millones.

Agregó que, si bien se percibían algunos signos de estabilidad en ese área, "no estamos aún seguros de que esa tendencia continuará".

El consejero delegado de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, señaló por su parte que la economía mundial sigue afrontando serías dificultades aunque "estamos viendo una mejoría de las condiciones y evidencias de estabilización, incluso de crecimiento, en diversos sectores".

Las ganancias conseguidas en lo que va de año hacen prever a los expertos que los empleados de esa entidad incluso recibirán al final del ejercicio compensaciones de récord.