Barómetro

Casi el 40% de los inversores extranjeros en España prevén reducir empleo

Casi cuatro de cada diez empresas extranjeras implantadas en España prevén disminuir el empleo y los planes de inversión en 2009 debido a la actual crisis económica, al tiempo que la mayoría critica la falta de flexibilidad del mercado de trabajo para contratar y despedir, también a directivos.

Así se desprende del Barómetro del clima de negocios en España correspondiente a este año y que difundió hoy la sociedad estatal Invest in Spain en colaboración con la escuela de negocios IESE.

No obstante, el informe destaca que la valoración del clima de negocios en España a nivel global por parte de los inversores extranjeros se mantiene en el mismo nivel que en 2008, y se sitúa en los 3,1 puntos sobre un máximo de 5.

Las áreas mejor valoradas son las del transporte, comunicaciones y recursos tecnológicos, mientras que por el contrario señalan como principales debilidades el acceso a la financiación y los altos costes del despido.

Así, la falta de flexibilidad para contratar y despedir, tanto a trabajadores como a directivos, obtuvieron una de las valoraciones más bajas de toda la encuesta, por debajo de los 3 puntos.

Una valoración, según el informe "consistente" con las que aparecen en varios estudios de competitividad mundiales, como el Global Competitivenesss Report del World Economic Forum, en el que España se sitúa a la cola en el área de flexibilidad laboral.

Al respecto, el consejero delegado de Invest in Spain, Javier Sanz, recordó la demanda "recurrente" de la comunidad empresarial española y del Banco de España para introducir elementos de flexibilidad en el mercado de trabajo español, aunque aseguró que "si se analizan las cifras actuales de paro, el sistema laboral es tristemente flexible".

Sin embargo, Sanz valoró el proceso del diálogo social, entre Gobierno, sindicatos y empresarios, inexistente en otros países, y que ofrece "fortaleza" y "paz social".

Asimismo, el consejero delegado de Invest in Spain recordó que, pese a la crisis económica, España ocupa la sexta posición dentro de los países de la OCDE como mayor receptora de flujos de inversión extranjera.

Señaló que la actual coyuntura económica ha provocado que las inversiones extranjeras en España cayeran el 60% en el primer semestre de 2009 respecto al mismo período de 2008, "una reducción muy significativa", pero no tan mala como la registrada en el resto del panorama internacional, por lo que consideró que "la posición de España es razonablemente buena".

El Barómetro también refleja un empeoramiento de las perspectivas de inversión y de los planes de futuro en el empleo de las empresas extranjeras en España en 2009.

El 35% de los inversores extranjeros en España prevé disminuir sus proyectos de inversión este año, frente al 25% de hace un año, mientras que tan sólo un 20% pronostica aumentar sus proyectos de inversión, 15 puntos menos que en 2008.

Además, casi el 40% de estos inversores contemplan planes para disminuir la plantilla, cuando hace un año estos planes los preveía el 25% de las empresas extranjeras ubicadas en España.

El marco legal y el marco regulatorio sectorial son los aspectos mejor valorados mientras que cae la estimación sobre el entorno económico que pasa de los 3 puntos que alcanzaba en 2008 a los 2,9 este año.

Otras áreas que los inversores valoran menos que hace un año son los costes operativos, destacando el coste de la mano de obra cualificada, y los costes financieros y fiscales.

Los inversores consideran necesario incidir en temas educativos y en el compromiso del Gobierno en inversiones en Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i), área a la que otorgan una gran importancia, pero cuya valoración es inferior a 3 puntos.