Impuestos

Ocaña descarta subidas de IRPF para las rentas altas

El secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, aseguró hoy que el Gobierno "no está considerando" subidas del IRPF para las rentas más altas y que "a día de hoy" mantiene el propósito de retirar también para las rentas bajas la desgravación anual de 400 euros. Asimismo, confirmó que no habrá "sorpresas" en 2010 en la fiscalidad de hidrocarburos, que se mantendrá en los niveles actuales.

Antes de participar en la clausura de unas jornadas sobre fiscalidad energética organizadas por el Club Español de la Energía, Ocaña consideró además "seguro" que en la Ley de Economía Sostenible habrá "algún incentivo, más en la línea de reducir de que aumentar impuestos", para "favorecer algún tipo de actividad económica de las que hay que priorizar".

Sobre las subidas del IRPF para las rentas más altas, el secretario de Estado de Economía y Hacienda recordó que "el presidente del Gobierno ya dijo que no se tocará la tributación a las rentas del trabajo, así que es una cuestión que no se está analizando". Además, "en lo esencial y en lo que afecta al ciudadano, lo que tenía que ocurrir en materia de impuestos ya ha sido anunciado", añadió.

En cuanto al mantenimiento de la desgravación de 400 euros para los tramos más bajos de cotización, Ocaña afirmó que esta cuestión "no está en la propuesta" de los Presupuestos Generales del Estado, a pesar de que "es algo que algún grupo ha planteado". "A día de hoy, la respuesta es que no, pero también digo que no es algo que no podamos considerar, pero el proyecto es eliminar esa deducción de los 400 euros en su totalidad", afirmó.

Sólo contempla "ajustes"

El Ejecutivo ya ha hecho "las modificaciones fiscales importantes", pero no descarta "hacer algún ajuste aquí o allá", señaló el responsable de Hacienda y Presupuestos. En el Congreso, y una vez garantizado el apoyo del PNV y CC a los Presupuestos, "se aceptarán, como es razonable, que se introduzcan pequeñas modificaciones, que se module el reparto de gastos, pero en ningún momento se ha considerado que se pueda cambiar la filosofía" de las cuentas públicas, explicó.

Por otro lado, calificó de "difícil de entender" la cifra de 100.000 millones de euros en cuatro años que se recaudaría gracias al Plan Especial de Actuación de la Administración Tributaria presentado ayer por la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado.

"La Agencia Tributaria ya persigue el fraude y lo hace de forma muy intensa", señaló Ocaña, antes de calificar de "magníficos" los resultados del primer plan de prevención del fraude y de recordar que su departamento está "poniendo en marcha" un segundo plan.