Informe de otoño

España, único país del euro con PIB negativo en 2010, según los 'sabios alemanes'

Los ocho institutos de estudios económicos que asesoran al Gobierno alemán calculan que España registrará en 2010 un retroceso de su Producto Interior Bruto de "probablemente" un 0,3%, según su informe de otoño presentado hoy en Berlín.

"Con ello, España es el único país de la zona euro del que los institutos esperan para el año próximo un nuevo retroceso de su rendimiento económico", señala el estudio, en el que se subraya que la crisis inmobiliaria ha tenido "efectos devastadores" en el mercado laboral.

Agrega que "mientras la coyuntura en el espacio del euro vuelve a reanimarse, gracias a los impulsos político-económicos y una creciente demanda exterior, España se enfrenta a, por lo menos, un nuevo año difícil".

"Los indicadores apuntan a una estabilización de la producción, pero la reducción de la industria de la construcción y la devolución de la deuda en el sector privado gravarán la coyuntura todavía fuertemente", señala el documento.

Deterioro de las arcas públicas

Asimismo, indica que "la situación de las arcas públicas en España ha empeorado dramáticamente como consecuencia de la crisis. Si en el año 2007 había un superávit presupuestario del 2,2% frente al PIB, para este año se calcula que el déficit será del 10%".

Los institutos asesores del Gobierno alemán señalan que la profunda crisis económica en la que se ve sumida España tiene su origen en los años previos a la introducción del euro, cuando convergieron los tipos de interés de los distintos países miembros de la eurozona.

"Los tipos en España bajaron claramente e indujeron un apreciable incremento de las inversiones, sobre todo en el sector inmobiliario. La explosión duró hasta 2007. Esto contribuyó a un fuerte aumento del déficit de la balanza de pagos por cuenta corriente, que el pasado año alcanzó un 13% en relación con el PIB", señala el informe.

Igualmente explica que, fomentado por un nivel real de tipos bajo, el círculo vicioso formado por una creciente actividad constructora, demanda de mano de obra, inmigración y mayor demanda inmobiliaria no se detuvo hasta la explosión de la burbuja inmobiliaria.

"Con la quiebra de la demanda interna como consecuencia de la actual recesión se ha reducido un poco el déficit de la balanza de pagos por cuenta corriente, aunque ello no ayudará a resolver los problemas estructurales", dice el análisis.

El informe ha sido elaborado por el Instituto de Estudios Económicos de la Universidad de Múnich, la Oficina de Estudios Coyunturales de Zúrich, el Instituto de Economía Mundial de Kiel y el Instituto de Estudios Económicos de Halle.

También han trabajado en el mismo el Instituto de Macroeconomía de la Fundación Hans Böckler de Düsseldorf, el Instituto de Estudios Económicos Austríaco de Viena, el Instituto de Estudios Económicos de Renania y Westfalia en Essen y el Instituto de Estudios Superiores de Viena.