Pistas

El código de Madeleine Albright

La ex secretaria de EE UU usaba sus joyas como lengua diplomática.

Tras ser llamada "víbora sin paralelo" por la prensa iraquí en 1994, Madeleine Albright se puso un broche de serpiente para reunirse con los funcionarios de Irak. Albright, que entonces era embajadora de Estados Unidos ante la Organización de las Naciones Unidas, utilizó el broche para enviar un mensaje al Gobierno de Saddam Hussein. El incidente constituyó el comienzo de una original estrategia diplomática.

"De pronto y sin proponérmelo, descubrí que la joyería se había convertido en parte de mi arsenal diplomático personal", escribe Albright en su libro Read My Pins: Stories From a Diplomatic Jewel Box (Lee mis prendedores: historias de un joyero diplomático) (Editorial HarperCollins). Usados en el momento correcto, los símbolos "pueden sumar calidez, o la preeminencia requerida, a una relación"

Ahora más de 200 insectos, reptiles, crustáceos y otras joyas de la colección de Albright serán exhibidos en el Museo de las Artes y el Diseño de Nueva York. Albright siguió usando joyas para enviar mensajes a los líderes mundiales, los gobiernos extranjeros y la prensa cuando se convirtió en la primera secretaria de Estado de Estados Unidos en 1997. "Un dignatario extranjero que se paraba junto a mí en una conferencia de prensa estaría más contento de ver un sol brillante y radiante en mi chaqueta que una avispa amenazante", escribió. Vladimir Putin de Rusia dijo al entonces presidente Bill Clinton que solía tratar de descifrar el significado de los prendedores de Albright, escribe la ex secretaria de Estado en su libro. Así, se puso un broche en forma de flecha durante las conversaciones con el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Igor Ivanov. "¿Es uno de sus misiles interceptores?", preguntó él."Sí, y como puede ver, sabemos cómo hacerlos muy pequeños. Así que es mejor que esté dispuesto a negociar", respondió ella.

El broche con más carga simbólica

Entre la colección de joyas de Madeleine Albright figuran varias mariquitas, mariposas y globos de aire caliente para expresar su buen estado de ánimo. Para las ocasiones combativas usaba arañas, serpientes y moscas. Las tortugas eran para las negociaciones lentas y los búhos, para reflejar sabiduría. Algunos accesorios en la exhibición tienen un significado más personal para Albright. Un prendedor en forma de fragmentos de vidrio entrecruzados constituye un símbolo del logro profesional de Albright: representa el techo de vidrio.