Coyuntura

Rubalcaba: Lo peor de la crisis ha pasado pero habrá meses complicados por el paro

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró hoy que, desde el punto de vista económico, "todo apunta a que lo peor de la crisis ha pasado ya", pero advirtió de "meses complicados" por el paro.

"Hay síntomas claves de que estamos empezando a salir", afirmó Rubalcaba, aunque matizó que la percepción ciudadana todavía es de que atravesamos una crisis "aguda y profunda" porque, según explicó, los "efectos" -tanto los de la caída como los de la recuperación- "tardan en llegar a la gente". Por eso, es el momento en el que la sociedad percibe la coyuntura con más "dramatismo".

Además, el ministro advirtió de que en los próximos meses -"unos cuantos meses"- se va a dar una "paradoja", ya que van a coexistir, por un lado, una economía (mundial y española) que "empieza a despertar" con "síntomas" y datos "positivos" que "permiten mirar al futuro con cierta confianza" y, por otro lado, los datos del paro, que no van a ser "buenos". Van a ser unos meses "complicados", insistió.

Pérez Rubalcaba se pronunció en estos términos en Santander, donde mantuvo un encuentro con cargos orgánicos e institucionales del PSC-PSOE sobre las medidas anticrisis puestas en marcha por este partido. A este respecto, consideró que el Gobierno "está haciendo cosas" mientras la oposición "no está haciendo nada", salvo "criticar, criticar y criticar".

Por eso, afirmó que "saldremos de la crisis con seguridad". "Y lo haremos (los socialistas) solos", apostilló, al tiempo que opinó que la postura de los 'populares' es no aportar "ni una sola medida" para dejar que la crisis "desgaste" al Ejecutivo.

Subida de impuestos

Asimismo, el dirigente socialista mencionó la subida de impuestos anunciada por el Gobierno, subida según la cual los ciudadanos "pagarán menos que en 2004 pero más que en 2008".

En este sentido, y tras reconocer que es una decisión que "a nadie le gusta" y por eso no esperan que la gente lo aplauda, Pérez Rubalcaba explicó que el incremento se debe a que, ante la aparición del déficit por la subida de gastos y bajada de ingresos derivada del desempleo, el Estado "necesita recursos" para seguir ayudando a sectores "clave" y a las personas, sobre todo a los parados, y sentar las bases de la economía del futuro.

Reconoció que el PSOE podía haber optado por no subir los impuestos y "dejar que la economía española acumulara un déficit dos o tres años, y el que venga detrás que arree". Sin embargo, los socialistas consideraron que eso hubiera sido una "irresponsabilidad" y que era "mejor" afrontar la situación y "hacer un esfuerzo fiscal entre todos".

Tras asegurar que los impuestos "no van a subir tanto como los dejó Aznar en 2004" -en alusión al ex presidente del Gobierno del PP, José María Aznar-, el ministro del Interior recordó que el año pasado se bajaron los de sociedad y el del IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) y se quitó el de patrimonio, porque "la economía subía".

Sin embargo, ante la aparición del déficit se ha optado por el incremento impositivo, aunque no va a afectar a los impuestos "claves". Explicó en este sentido que no se van a "tocar" las rentas salariales y de sociedades, aunque sí las rentas de capital -pero de forma "diferencial"- y el IVA que, pese a la subida, seguirá estando "muy por debajo" de todos los países de la Unión Europea (UE), a excepción de Luxemburgo. Con todo ello, el ministro del Interior explicó que la recaudación se va a destinar "esencialmente" al desempleo.

Sobre la deducción de los 400 euros del IRPF, recordó que se suprime porque han bajado los tipos de interés de las hipotecas y el IPC (Índice de Precios de Consumo), cuando las "razones" por las que se acordó esta medida fueron precisamente el incremento de ambos indicadores.