Según un informe

El valor del parque de vivienda se multiplicó por 3,6 durante el 'boom' inmobiliario

El parque de viviendas construidas multiplicó su valor por 3,6 durante el 'boom inmobiliario', al pasar de 1,4 billones de euros en 1998 a 5,1 billones en 2007.

Este crecimiento vino impulsado por el incremento del precio de la vivienda de un 84% y por el de la superficie total del 16% restante, explicó el director del informe, Ezequiel Uriel.

El precio de la vivienda creció un 11,9% de forma anual entre 1998 (659 euros/metro cuadrado) y 2007 (1.934 euros/metro cuadrado), en tanto que la superficie aumentó el 2,2% anualmente, desde 93.800 metros cuadrados en 1998 hasta 95.300 metros cuadrados en 2007.

Este gran incremento del precio de la vivienda, explicó el director del IVIE, Francisco Pérez, se debe la fuerte demanda motivada por las necesidades demográficas y por el hecho de ser considerado como un activo en el que invertir con una gran rentabilidad.

No obstante, tal y como señalan ambos expertos, la mayor parte del incremento del valor de la vivienda provino del aumento del precio del suelo (el 83,6% del incremento) y, en menor medida, de la subida de los precios de la edificación (16,4%).

En concreto, el suelo pasó de valer 325.000 millones de euros en 1998 a 2,3 billones de euros en 2007, lo que supone un incremento del 25,2%, 9 veces más de lo que creció en el citado periodo el IPC.

Esto se debe a que la oferta de suelo existente era rígida, en tanto que la demanda era muy fuerte, explicaron ambos expertos, al tiempo que descartaron que la normativa existente de suelo hubiera podido impulsar al alza su valor.

A su juicio, el aumento del precio del suelo se derivó a los promotores que, a su vez, pagaron altos precios por los terrenos en los que construir a la espera de poder repercutir a los compradores dicha subida.

Consideran que gracias al 'boom inmobiliario' se han enriquecido los propietarios de suelo convertido en urbanizable o urbanizado, las empresas inmobiliarias que compraron suelo barato o rústico (que después se urbanizó) y quienes vendieron sus viviendas por encima de su valor.

No obstante, teniendo en cuenta el incremento del empleo y la caída del paro durante este periodo, consideran que el 'boom' ha tenido "consecuencias positivas", pese a que la velocidad de producción de viviendas haya dado lugar a un excedente que ahora debe ajustarse.

Entre sus previsiones, ambos coincidieron en que la historia puede volver a repetirse, aunque dependerá de en qué momento el sector volverá a ser considerado como un buen activo en el que invertir, por lo que no concretaron cuánto tiempo podría pasar.

Sí que se atrevieron a apuntar una caída del precio de la vivienda del 15% al cierre de 2009, dado que en el segundo semestre, según ellos, seguirá la tendencia a la baja del primero.