Infraestructuras

Ferrovial logra ayudas públicas de 1.700 millones para sus autopistas en EE UU

Ferrovial contará con más de 2.500 millones de dólares (unos 1.700 millones de euros) entre subvenciones y créditos blandos para desarrollar dos de los últimos proyectos adjudicados a su filial Cintra en Estados Unidos: las autopistas LBJ-635 y la North Tarrant Express (NTE), ambas en Texas y con un presupuesto global de inversión de 6.000 millones de dólares (4.075 millones de euros).

Dos de las mayores infraestructuras en manos de Cintra para su construcción y explotación, las autopistas estadounidenses LBJ-635 y la NTE, van a suponer un tragomenos duro para la filial de Ferrovial de lo que indica el volumen de inversión previsto. Entre obras y trabajos de mantenimiento las dos concesiones otorgadas a lo largo del primer semestre por el Departamento de Transportes de Texas se llevarán unos 6.000 millones de dólares, de los que Cintra parte con 2.500 millones de dólares entre créditos del Estado y subvenciones. El resto se está negociando con la banca con el fin de no aportar más de un 20% en fondos propios.

La LBJ, vía de 27,2 kilómetros ubicada en el área metropolitana de Dallas, fue ganada a ACS el pasado mes de abril y lleva aparejada una inversión de 4.000 millones de dólares. Algo más de la mitad corresponde a su construcción y el resto a los trabajos de mantenimiento y gestión a lo largo de los 52 años de concesión. Las obras deberían comenzar en 2011 y la infraestructura estará operativa en 2016. La participación de Cintra en el consorcio adjudicatario es del 55% y su plan de financiación incluye 445 millones de dólares vía subvenciones del Estado de Texas y otros 800 millones en créditos blandos del Transportation Infrastructure Finance and Innovation Act (Tifia).

Este último préstamo se ofrece por un máximo del 33% del montante total del proyecto ymejora notablemente las condiciones ofertadas por el mercado financiero. El interés es de 120 puntos básicos, existe un plazo de cinco años de carencia una vez completada la fase de construcción y el calendario de amortización alcanza los 35 años.

FERROVIAL 19,40 -0,33%

Entretanto, el consorcio pondrá para la LBJ 598 millones de dólares (329millones comprometidos por Cintra y 269 millones por su socio Meridiam) y se buscan otros 800 millones entre créditos bancarios y la emisión de bonos. En el momento de presentar su oferta Cintra aportó cartas de apoyo a su plan financiero de Barclays Capital, Calyon, RBC Capital Markets y de National Australia Bank. Fuentes cercanas al proceso aseguran que la intención de la firma española es captar financiación a 10 años vista, con amortización del principal al final del plazo, y que en sus presupuestos contempla un interés tope de líbormás una media de 300 puntos básicos.

Más reciente aún fue la adjudicación, en pugna con OHL, de la North Tarrant Express. Cintra volvía a compartir consorcio conMeridiam Infrastructure, con una relación en el capital del 75% y 25% respectivamente. Recibió la concesión el 23 de junio y a partir de ahí se ha puesto a concretar la estructura financiera de un proyecto que precisará 2.000 millones de dólares de inversión.

La North Tarrant Express tiene una longitud de 21,4 kilómetros y está llamada amejorar el tráfico entre el norte de Dallas y su aeropuerto. Cintra la gestionará durante 52 años a cambio de remodelar los carriles ya existentes (sin peaje) y de construir otros nuevos, esta vez de pago, con el fin de aumentar la capacidad de la vía.

En este caso, los fondos del Estado de Texas obtenidos vía subvención alcanzan los 570 millones de dólares y el Tifia vuelve a participar en la financiación de las obras con un montante de 650 millones de dólares. El capital que deberá aportar el consorcio es de 370 millones de dólares (17% de la inversión total), mientras se contempla la colocación de 300 millones de dólares en bonos y la obtención de créditos por algo más de 700 millones de dólares. Calyon, Banesto, Espírito Santo y JPMorgan respaldaron la propuesta económica de la filial de Ferrovial.

El arranque de las obras en esta carretera están previstas para finales de 2010, con un plazo de ejecución de cinco años. Y más allá de esta actuación, Cintra actúa como asesor del Departamento de Transportes de Texas para otros 37 kilómetros de infraestructura en el mismo corredor.

'Managed lanes', entre el peaje y el uso libre

Los proyectos adjudicados a Cintra en el Estado de Texas presentan un nuevo modelo de negocio entre el peaje tradicional y el uso libre. Se trata del conocido como managed lanes y consiste en la mejora y conservación de carriles ya existentes y la construcción de nuevas vías paralelas.

El cobro se realizaría en las zonas de expansión, con lo que la Administración se garantiza tres efectos a cambio de la concesión al capital privado: logra que una empresa renueve la infraestructura existente, los usuarios no tienen necesidad de pagar por uso, y se habilitan nuevos carriles, esta vez de pago, que mejoran la capacidad de la carretera.

El sistema tarifario será dinámico, en función de la demanda, totalmente electrónico y sin barreras para garantizar la fluidez del tráfico.