Según Financial Times

Santander "ha sorprendido a sus críticos" por la forma de gestionar sus activos

El Banco Santander, que compró el británico Abbey en 2004 y luego se hizo con el banco hipotecario Alliance & Leicester, "ha sorprendido a sus críticos" en el Reino Unido, comenta hoy el Financial Times.

Emilio Botín, presidente del Grupo Santander
Emilio Botín, presidente del Grupo Santander

Concretamente, afirma que el banco logra 'la pole position', mientras que sus rivales esperan en las 'pits' (boxes) y ensalza la estrategia del banco en Reino Unido durante el 'credit crunch'.

El rotativo recuerda que, durante el epicentro de la crisis financiera, los reguladores británicos buscaban "desesperadamente" un 'caballero blanco' para rescatar la hipotecaria Bradford & Bingley.

Entre los méritos que le atribuye figuran los de haber reducido los costos del Abbey, enseñado a su plantilla a venderles un abanico más amplio de productos a sus clientes e instalado el sistema informático propio del Santander, el Partenon, que facilita la venta cruzada de productos a su base de clientes.

SANTANDER 3,20 0,74%

El nuevo jefe del Abbey, António Horta-Osório, también ha empezado a desprenderse de su legado de banco predominantemente de hipotecas y ahorro para competir con otros de mayor tamaño en áreas como las cuentas corrientes, los fondos mutuos o la banca de negocios.

Los ingresos han crecido un 5-10 entre el 2005 y el 2007 y las 705 oficinas del Abbey han mejorado de aspecto externo y se han adornado con el logotipo del banco español.

El Santander, recuerda el periódico, aprovechó las oportunidades que le ofreció la crisis económica para consolidar su posición en el Reino Unido mediante la adquisición de los activos tanto del Alliance & Leicester como del Bradford & Bingley.

Y el banco español era uno de los pocos en condiciones de firmar acuerdos de ese tipo porque había estado muy poco expuesto a la banca de inversiones, la más afectada por la crisis, y tenía una fuerte base de capital así como una amplia presencia geográfica.

En el Reino Unido, el Santander llevaba tiempo ambicionando hacerse con el Alliance & Leicester, que le dio otras 250 sucursales adicionales además de permitirle poner pie en la banca de negocios.

Gracias a los acuerdos de adquisición del Braford & Bingley y el Alliance & Leicester, escribe el periódico, el Santander se ha convertido en una de las principales entidades de ahorro del Rein Unido.

Al quedarse con las sucursales de B&B, se hacía con 1.286 oficinas, lo que equivale a un 10 por ciento de la red en cualquier área.

Con esa adquisición llegaba a una cuota del 13 por ciento del mercado hipotecario y un 10 por ciento de los depósitos minoristas, así como un 12 por ciento de las cuentas bancarias y un 9 por ciento de los créditos personales.

Pero la adquisición del B&B era importante porque le daba además al Santander acceso a ahorros minoristas que podía emplear para financiar un incremento del volumen de préstamos en momentos en que sus rivales, que habían confiado más en la financiación mayorista, tenían dificultades para prestar a sus clientes.

Este año, el Santander dijo que había tomado una de cada siete hipotecas nuevas en el Reino Unido al tiempo que anunció un incremento del 30 por ciento de los beneficios del primer semestre en sus operaciones en el Reino Unido hasta un total de 790 millones de libras.

Los clientes preocupados por qué hacer con sus ahorros reconocieron también en el Santander "un refugio", escribe el FT, que señala que el flujo neto de los depósitos que se hicieron en el A&Ley, el Abbey y el B&B llegó en 2008 a 6.900 millones de libras, el doble que el año anterior.