Política monetaria

La Fed mantiene los tipos y avisa que estarán bajos durante largo tiempo

La Reserva Federal de Estados Unidos ha decidido mantener los tipos de interés en una horquilla entre el 0% y el 0,25% y ha afirmado que las tasas seguirán en un nivel bajo durante un periodo de tiempo prolongado.

La institución ha mantenido los tipos en los últimos meses en este nivel para dar aire a una economía perjudicada por la crisis y ante la estabilidad de las perspectivas de inflación.

En un comunicado, el organismo dirigido por Ben Bernanke subrayó su intención de mantener las tasas en niveles bajos "por un periodo prolongado". Asimismo, la Fed estimó que la actividad económica de Estados Unidos se recuperó "tras una severa desaceleración", pero que se mantendrá "débil" por un tiempo.

"La información recibida desde el encuentro del Comité Federal de Mercado abierto de agosto sugiere que la actividad económica se ha recuperado tras una severa desaceleración. Las condiciones en los mercados financieros han mejorado y la actividad en el sector de la vivienda se ha incrementado. El gasto familiar parece haberse estabilizado, pero sigue estando restringido por las pérdidas de empleo, el lento crecimiento de la renta, el valor más bajo de la vivienda y la escasez de crédito", añadió.

Prolonga el programa de compras de títulos hasta marzo

Asimismo, la Fed anunció que prolongará su programa de compras de títulos hipotecarios, extendiendo su vida hasta finales del primer trimestre de 2009, aunque reducirá "gradualmente" el ritmo de estas compras de deuda con el fin de "promover una transición sin problemas en los mercados".

Así, comprará un total de 1,25 billones de dólares en deuda respaldada por hipotecas y hasta 200.000 millones de dólares en deuda de agencias.

La economía estadounidense ha mostrado una ligera mejoría en los últimos meses. De hecho, el PIB del segundo trimestre se contrajo un 1% en tasa trimestral anualizada, frente al retroceso del 6,4% del primer trimestre, según la segunda estimación hecha pública por la Administración estadounidense.

En cuanto a la evolución de los precios, la inflación en EEUU aumentó cuatro décimas en agosto en términos mensuales y se situó en el -1,5% en términos interanuales, alejándose cada vez más los temores de deflación.