Finanzas

La banca afronta el auge de morosidad sin expertos en el recobro de impagos

Las entidades externalizaron el servicio en tiempos de bonanza

La tasa de morosidad de las entidades financieras se ha disparado por cinco en apenas dos años. La banca, que había externalizado los servicios de recobro, se encuentra ahora sin profesionales cualificados para gestionar una actividad que resulta estratégica. Los expertos aconsejan buscar personal con experiencia que realice un control preventivo, lo que reduce los impagos hasta en un 40%.

El fuerte aumento de la morosidad, derivado de la intensidad de la crisis, ha trastocado los hábitos de la banca a la hora de recuperar su dinero. Lo que hasta hace apenas unos años era una actividad casi residual, que las entidades tendían a externalizar, se ha convertido en un tema fundamental. Bancos y cajas han visto multiplicados los impagos y han de afrontarlos sin contar con profesionales del recobro.

"Los equipos no tienen experiencia en problemas graves de morosidad. Se trata de personal joven con otras capacidades", expone Jordi Ibern, director del área de Análisis y Seguimiento del Riesgo de Crédito de La Caixa. "La tendencia ahora es contratar a veteranos que han vivido otras crisis para dirigir a esos jóvenes", explica.

Su entidad no es la única que ha optado por hacer modificaciones entre su personal de control de riesgos. El cambio del panorama económico exige ahora perfiles muy diferentes. Mientras que en 2007 la media de morosidad se situaba por debajo del 1%, en la actualidad, bancos y cajas de ahorros registran tasas del 5%, las más altas desde 1996, lo que les obliga a llevar un seguimiento diario de sus deudores potenciales.

"La crisis lo ha cambiado todo. Ahora el recobro se ha convertido en una actividad estratégica para los bancos", aduce el director general de la División Decisión Analytcs de Experian, Antonio Romero. Según él, la profesionalización del seguimiento, gestión y cobro de los clientes reduce hasta en un 40% el riesgo de sufrir impagos. Una opción que se impone en los tiempos que corren pero que la banca no termina de asumir.

España, de hecho, queda lejos de los hábitos de la Unión Europea. Mientras el 80% de las entidades bancarias de los países vecinos contrata una empresa especializada que controla todo el proceso -de la gestión del cliente al cobro-, en España, apenas el 8% de los bancos lo hace, según Reintegra, una de las compañías del sector.

Control preventivo

Tanto estas empresas, como los responsables internos de las entidades bancarias que gestionan la morosidad de sus entidades, recomiendan aumentar el seguimiento preventivo sobre los clientes. "Antes, el control más estricto se establecía mayoritariamente sobre aquellas personas, físicas o jurídicas, que mayor saldo debían", recuerda el profesional de Experian. "Pero lo realmente eficiente es efectuar un balance de riesgo que tenga en cuenta, además de la cuantía monetaria, la probabilidad que hay de cobrar de cada cliente", sostiene.

Así, recomiendan segmentar a los diferentes clientes en función del riesgo que comporten. "Se debe integrar la gestión preventiva con la de mora. Si anticipamos el riesgo, reducimos nuestra exposición", relatan desde La Caixa. "Al prever el problema tenemos tiempo para reaccionar, alterar la fecha de cobro u ofrecer alternativas".

De esta forma, se establecerán protocolos de actuación dependiendo del caso. "A algunos clientes basta con mandarles un mensaje al móvil o un correo electrónico", apunta Fernando Sánchez, director de Consultoría de Experian. Estos son los casos en que el ingreso no se ha realizado por falta de control o por mala gestión, pero donde no existen mayores problemas para efectuar el pago. La cosa se complica si se trata de un caso de sobreendeudamiento, donde, pese a que la tendencia es reestructurar la deuda, los expertos aconsejan prudencia. El profesor Luis Reverte, asociado del Instituto de Empresa, recomienda tener un contacto telefónico periódico y evitar que el impago derive en pleito. "El coste medio de ir a juicio equivale al 30% del crédito", advierte.

Las cifras

40% es la reducción que, según los expertos, experimenta el riesgo de impagos si se profesionaliza el recobro.

4,7% es la tasa de morosidad media que registran actualmente la banca y las cajas de ahorros.

8% de entidades financieras españolas cuenta con una empresa especializada que gestiona todo el proceso de impagos, frente al 80% de la UE.