Previsiones

La inflación seguirá repuntando y cerrará el año por encima del medio punto, según BBVA y Caja Madrid

La inflación seguirá repuntado en los próximos meses después de haberse moderado ocho décimas en el mes de agosto, lo que permitirá que los precios cierren el año en positivo y por encima del medio punto, según los observatorios económicos realizados por BBVA y Caja Madrid y recogidos por Europa Press.

El pasado mes de agosto, el IPC subió tres décimas, lo que permitió que la tasa interanual repuntara al -0,8% por primera vez desde julio del año 2008 y tras haber registrado un nuevo mínimo histórico en julio (-1,4%).

En concreto, el BBVA cree que la inflación general continuará repuntando "suavemente", por lo que cerrará el mes de diciembre en cifras positivas algo por encima del medio punto, mientras que la media anual se quedará en el -0,2%.

La inflación subyacente, por su parte, podría desacelerarse alguna décima adicional, permitiendo así que el diferencial de precios con la UE se mantuviera favorable a España y que se mejorara, por tanto, la competitividad-precio de la economía española.

Según el BBVA, más adelante el escenario macroeconómico hará que continúe la presión a la baja sobre los precios y que la inflación subyacente se mantenga contenida, aunque la incertidumbre sobre cambios en la imposición indirecta que podrían producirse en 2010 condiciona las previsiones.

Por su parte, Caja Madrid cree que la subida registrada en el mes de agosto supone un cambio de tendencia en los precios, que hará que la inflación siga repuntado en los próximos meses y que acabe el año en el 1%.

El Gobierno, en cambio, cree que el IPC acabará el año en tasas ligeramente positivas y que los precios se mantendrán incluso por debajo del 1% durante el próximo año.

La inflación se sitió en agosto en el -0,8% en tasa interanual, la sexta consecutiva en valores negativos, muy lejos de los máximos cercanos que alcanzó durante el verano pasado. Los precios tocaron 'techo' en el mes de julio de 2008, con un IPC del 5,3%. A partir de entonces, la inflación comenzó a descender, entrando en negativo en el mes de marzo de este mismo año.

En total, desde julio de 2008 hasta agosto de 2009, el IPC se ha reducido unos seis puntos, aunque, de momento, el Gobierno ha descartado una situación de deflación, pues entiende que para eso debería producirse un descenso generalizado y permanente de los precios.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), por su parte, considera que hay deflación cuando los precios decrecen durante dos trimestres consecutivos, con lo que este mes de agosto la economía española habría entrado técnicamente en deflación.