Divisas

El euro sube hasta a máximos de hace un año

El euro ha subido esta semana hasta su valor máximo desde hace un año por encima de 1,47 dólares, debido al diferencial de los tipos de interés entre EE UU y la zona del euro.

La moneda única se cambia a 1,4722 dólares, un 0,8% más que al cierre del pasado viernes y un 3,4% más que hace dos semanas. El Banco Central Europeo (BCE) estableció hoy el cambio oficial del euro en 1,4705 dólares.

Uno de los factores que más contribuye a la actual apreciación del euro es el diferencial de los tipos de interés entre EE UU, donde se sitúan entre el 0 y el 0,25%, y la zona del euro, donde están al 1%.

Los mercados no están muy seguros actualmente de cuál será la actuación de la Reserva Federal estadounidense (Fed) a medio plazo, por lo que las bajas tasas de interés tienen en estos momentos un fuerte impacto en las inversiones, considera el analista de Commerzbank Ulrich Leuchtmann.

El tipo de interés del dólar en el mercado interbancario es ahora más bajo que la tasa para otras divisas, lo que hace que el 'billete verde' sea en estos momentos la divisa ideal para establecer posiciones a corto plazo con las que financiar inversiones a largo plazo en otras divisas con mayores rentabilidades, como el euro: los llamados 'carry trade'.

Los fondos de alto riesgo y especulativos 'hedge funds' usan con frecuencia en sus inversiones 'carry trade', que consiste en pedir prestado dinero en una divisa sujeta a un bajo tipo de interés, como ahora el dólar, e invertirlo en países que ofrecen mayor rentabilidad y cuyos retornos están denominados en otra moneda, como el euro.

Por ejemplo, debido a los 'carry trades', el yen comenzó a depreciarse frente al euro en enero de 2005 y en mayo de 2007 había perdido cerca del 45% de su valor respecto a octubre de 2000, según cifras del BCE.

Esta fuerte depreciación del yen, que también se produjo entonces con el franco suizo, no se explicaba con términos económicos fundamentales de la economía japonesa o la suiza, sino a los 'carry trades' y al gran diferencial de los tipos de interés de estas regiones con los de la zona euro o EE UU.

Actualmente, según Commerzbank, los 'carry trade' ganan atractivo de nuevo en un entorno de amplia liquidez, aumento de la tolerancia al riesgo de los inversores y tipos de cambio menos volátiles.

Para hacer frente a las tensiones en los mercados de dinero el BCE ha ofrecido a los bancos comerciales liquidez ilimitada en euros, dólares y francos suizos desde octubre del año pasado, al recrudecerse la crisis financiera con la quiebra de Lehman Brothers.

Además, el pasado 24 de junio el BCE adjudicó a los bancos a un interés del 1% 442.240 millones de euros durante un año, la cantidad máxima que la entidad ha inyectado hasta ahora en una subasta.

El próximo 30 de septiembre el banco europeo conducirá la segunda subasta para inyectar liquidez durante un año también a un tipo de interés del 1%.

Además, otros factores impiden la recuperación del dólar. El déficit presupuestario estadounidense y la discusión sobre la función del "billete verde" como divisa de reservas hacen que muchos inversores no estén apostando ahora por un dólar fuerte.

El Banco Popular de China (central) dijo recientemente que está diversificando sus reservas con la compra de oro, algo que los mercados han tomado con cautela pero que lastra al dólar.

Los estrategas de divisas del banco BNP Paribas consideran que la divisa europea tiene potencial para apreciarse hasta 1,5160 dólares en las próximas semanas.

Los mercados prevén que la Reserva Federal estadounidense (Fed) comenzará a subir sus tipos de interés de nuevo en el segundo trimestre del próximo año, entonces el dólar ya no tendrá una desventaja en los tipos por mucho tiempo, incluso si otros bancos centrales comienzan entonces a subir sus tasas, según Commerzbank.

Normalmente, los mercados descuentan estos pronósticos por adelantado pero ahora la incertidumbre hace que actúen con otros parámetros.