Rueda de prensa

El Gobierno nipón congela parte del anterior presupuesto

El nuevo Gobierno japonés revisará parte del presupuesto suplementario aprobado este año fiscal por el anterior Gabinete a fin de obtener fondos para financiar políticas clave, dijo hoy el ministro de Finanzas, Hirohisa Fujii.

En rueda de prensa, Fujii precisó que el nuevo Ejecutivo prevé arañar "varios billones de yenes" de un presupuesto extra de 13,9 billones de yenes (153.000 millones de dólares) aprobado en la primera mitad del año por el Gobierno del ex primer ministro Taro Aso.

Según la agencia Kyodo, del total del presupuesto que se aprobó en su día hay cerca de 8.300 billones de yenes (unos 91.000 millones de dólares) que todavía no han sido ejecutados.

El gubernamental Partido Democrático (PD), que arrasó en las elecciones del 30 de agosto, sostiene que muchas de las medidas incluidas en los planes de estímulo del anterior Gobierno son ineficaces y que los fondos pueden redirigirse a proyectos con más capacidad para impulsar el crecimiento.

Los ministros tienen de plazo hasta el próximo 2 de octubre para hacer una lista de los programas que se pueden recortar en sus respectivos sectores, informó Kyodo.

El presupuesto extra aprobado por el Gobierno de Aso fue el mayor en la historia de Japón y oficializó lo que muchos calificaron como la peor crisis de posguerra.

Fujii, que la próxima semana viajará a Pittsburgh (EEUU) para participar en la Cumbre del G20, insistió hoy en que allí transmitirá el compromiso de Japón de mantener bajo control el gasto fiscal para hacer frente al retroceso económico global.

"Creo que la economía es más importante" que arreglar la debilitada posición fiscal de Japón a corto plazo, apuntó el titular de Finanzas.

Añadió que, pese a la intención de repasar el presupuesto del Gobierno anterior, la nueva Administración no pretende frenar el actual estímulo de gasto.

Por otra parte, el Ejecutivo nipón que lidera Yukio Hatoyama anunció hoy la creación de dos nuevos organismos: el Consejo para la Reforma Administrativa y la Oficina de Estrategia Nacional, dirigidos a estrechar el control político sobre la extensa red burocrática del país.